Refutación a algunos conceptos filosóficos
DE LA PASTORAL
Del
Excmo. e Ilmo. Sr. Morgades
Obispo de Barcelona
Por
EL JESUITA BLANCO

Defensor del Deísmo y Cristianismo verdad


Lucas, 11, 52
¡Hay de vosotros, doctores de la ley! que habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entráis, y a los que entraban impedisteis.


EN VENTA:
Calle Borrell, 52 bis y Calle Abaixadors, 10, 3º 1ª
BARCELONA

Portada: 1ª Edición 1900

Información

Al Excmo. e Ilmo. Sr. Morgades
OBISPO DE BARCELONA

Ha llegado a nuestro poder la pastoral que V. S. I. dirige a los fieles todos de su diócesis, que si bien a nosotros no nos incumbe, por habernos separado del catolicismo, nos corresponde la defensa, como hombres, del Deísmo y Cristianismo verdad, por encontrar adulterados los atributos Divinos de inmutabilidad y justicia que Roma le concedió en todos tiempos al Ser creador.

Dice en su principio, tratando de la gracia, que Dios la concede gratuita al hombre, y que la tal gracia es la comunicación con Él; no, Sr. Obispo; Dios, como ser infinitamente justo, nada nos dará que no nos hayamos ganado bajo el cumplimiento de aquella ley justa que nos encomendó cuando salimos de su lado a recorrer la pluralidad de mundos, diciéndonos: Amor, Paz y Caridad te encomiendo con todos tus semejantes; no volverás a mi lado hasta que así hayas cumplido; llevas contigo libre albedrío; desde este momento empieza el atributo de inmutabilidad, por el cual, Dios, deja a los seres, por él creados, en completa libertad, para que cumplan su mandato en pro de sus semejantes cuando sea su voluntad, por cuyo cumplimiento, voluntario, se hace responsable cada uno de sus actos, sin que Dios perdone ni castigue hasta que por medio del cumplimiento vuelvan todos, cual el hijo pródigo, a la casa paterna; entonces los recoge en su seno con todo amor, cual explican Juan de la Cruz, Teresa y otros; los únicos que tienen que ver alguna cosa en todo el tránsito, son los guías protectores y los regentadores de cada mundo; y para la mejor comprensión, téngase presente, que Dios no pide que le amemos a Él, tan solo pide que amemos a nuestros semejantes, mandato que Moisés y otros recibieron como ley, para regir a la humanidad de aquellos tiempos (=1=); mas como tales seres no pudieron soportar la justicia tan exacta (con la que la humanidad hubiera llegado a ser, pronto, todo lo feliz posible en la Tierra), crearon el decálogo (que no fue escrito con el dedo de Dios, y sí con el buril y la mano de Moisés), que, junto con otros libros, enseñaron y enseñan toda clase de crímenes, sin la más pequeña parte moral, y todos lo atribuyen a mandato Divino.

Para derribar tanta maldad vino Cristo, y estableció la ley Divina diciendo: ama a tu prójimo como a ti mismo, y para más claridad repite: haz con los hombres como quieras que los hombres hagan contigo, que en ello amas al Padre que está en los cielos; ésta es la ley y los profetas; y V. S. I., en su pastoral, dice que quien ama al prójimo cumple la ley, y en hoja dominical, junto con doce Obispos y cuatro Arzobispos, repiten que es imposible amar a Dios sin amar al prójimo; ¿Cómo, pues, sabiendo que todas las religiones están encerradas en tan pocas palabras, se atrevió Roma a dejar las prácticas de Cristo levantando todo lo que él derribó?, como que le era preciso tapar aquella luz, pues con ella a la vista no era posible complacer las bestias (=2=), al dragón (=3=), con todo lo que volvieron la moral a tiempos remotos, haciendo de Dios y el Cristo dos pantallas, para que su sombra les cubra sus maldades; esto hizo que viniera La Cabaña en los presentes tiempos, para luego tornarse en Jesuita Blanco, y que éste diga por seg.... vez: que uno es Dios, una es su ley, y ésta la única religión por donde el desterrado puede salir del destierro y habitar en su verdadera patria; mas nada sin ese cumplimiento.

Dice V. S. I., que el bautismo nos conduce a la gracia de Dios, y en ello confirma lo dicho arriba por nosotros; mas no con el bautismo Romano por ser anticristiano, fundado el año 156 después de Cristo; es con el que Cristo fundó cuando dijo a los apóstoles: id, doctrinad a los gentiles enseñándoles lo que os he mandado; ¿qué les había mandado? que amasen al prójimo como a si mismo; y no tan solo no fundó otro, sino que los apóstoles mandaron que tampoco era necesario el judaico, por lo que concluyó entre ellos la circuncisión; ¿que ventajas obtuvo la humanidad con el bautismo fundado por Higinio, católico romano? la de no poder entrar en el reino de los cielos sin volver a nacer de nuevo, o renunciar al tal bautismo protestando por engaño ante el Padre Celestial; y no crea V. S. I. que hablamos por el gusto de hablar, lo hacemos por obligación adquirida de dar lo que recibimos para la defensa que nos hemos propuesto, por lo que vamos a referir un caso ocurrido a mediados de Diciembre de 1899.

Hablando el Jesuita Blanco con una oveja del que llaman redil Romano, sobre la realidad evangélica, y habiéndose demostrado aquélla tan preocupada por el gran número de faltas que había cometido aunque sin voluntad propia, le aconsejó, que la palabra Bautismo es común a toda persona cuando toma entrada en alguna función sociológica; que el Bautismo Cristiano se ejecuta cuando la persona hace propósito de no hacer a otro lo que no quiere que le hagan a él, etc., con verdadero conocimiento de lo que hace; protestando, entre sí, del romano, y sólo entonces es cuando empieza la verdadera responsabilidad de los actos del ser espiritual, y por lo tanto, la nueva cuenta en el libro universal.

Preocupado el Jesuita Blanco por los temores de aquella hermana, pasó a la Nueva Jerusalén, y al ver la cuenta del debe de dicha hermana y hallarla tan larga en comparación del haber, le causó gran pena; mas pronto el encargado del libro le dijo (=4=): hay gran rebaja, puesto que en este momento se ha bautizado, mírala, y en efecto, en el mismo instante penetraba (=5=) en el local de estudio para cerciorarse de la ley por si misma (el verdadero Evangelio).

Llamado para que viera su cuenta, contestó: no necesito verla, sé que debo mucho y me propongo pagar mucho más trabajando en beneficio de los hermanos que tanto he despreciado. Entonces procuramos enterarnos nosotros y ya nos hallamos cada partida marcada con las letras F o V, que significa forzado o voluntario, que rebajadas las faltas marcadas con la F quedaba cancelada la cuenta, y por lo tanto, aquel espíritu, aún encarnado en la Tierra (destierro), tiene libertad para pasar a su verdadero pueblo cuando sea su propia voluntad.

Sabedores que nada se perdona, procuramos ver qué se hacía de la cuenta rebajada, y nos hallamos con que había sido aumentada en los varios directores de almas que la habían obligado a cometerla. Queriendo saber el por qué se habían puesto en la cuenta, (puesto el espíritu había sido forzado a cometerlas), se nos contestó: Si cuando comprendió la ley de Dios y el Cristo, no la hubiera aceptado por ser su voluntad seguir en el error y en él hubiera dejado la materia, se hubiera hecho en un todo responsable por su propio libre albedrío. ¿Qué les parece a los señores directores de almas, sean de la religión que fueren? ¿Dudan de nuestra veracidad? No deben hacerlo, puesto varias veces hemos enseñado los medios para que no sean engañados; del mismo modo que tenemos advertido el interés que nos induce a tales manifestaciones con la claridad que se nos dan, para que también se aclare la responsabilidad entre sí de directores y dirigidos según el libre albedrío de cada uno, y no olviden los tales directores, que al forzar la voluntad de un ser a que siga la vuestra se comete el robo único, Sagrado.

Se queja S. I. del desenfreno que causa a la humanidad recibir otras enseñanzas que las que da el catolicismo; mas nosotros creemos viciosa la tal queja, si se atiende a la parte moral divina. Probemos:

El catolicismo obliga a que todas las gentes cuenten a los suyos las vidas privadas, propias y ajenas so pretexto de perdonar pecados (=6=).

El catolicismo obliga a la humanidad a que falte a la ley de naturaleza con su celibato, cual no es capaz de faltar ningún animal ni reptil (=7=).

El catolicismo obliga a la humanidad a que siga no siendo cristiana por medio del bautismo con agua (=8=).

El catolicismo obliga a la humanidad a que adore a las imágenes derribadas por Cristo, los Apóstoles y el concilio Iberetano para que no adore a Dios en Espíritu y verdad, ni pueda quejarse a su Padre de la ingratitud de los ángeles rebeldes (=9=) que la retienen en el destierro, sin poder volver a la Nueva Jerusalén su verdadera patria, y para más obligarla y hacer a nuestro Padre malvado como ellos, crearon las penas eternas del infierno; ¡y lo llaman freno para la humanidad! que queda roto por su base desde el momento que conceden al Creador los atributos de bueno y justo; mas veamos si los católicos hallan medio de romper el dictado por la Justicia Divina, sostenido y enseñado por el Jesuita Blanco.

Todo ser que cumple la ley cristiana, ve, oye y comprende de lo espiritual (=10=), mejor que lo material y con menos tiempo, como consecuencia del cumplimiento y goza en parte de la felicidad eterna que se le aproxima.

El que trata a sus semejantes del modo que no quiere que lo traten a él, queda obligado a padecer, en beneficio de sus semejantes, tanto como hizo padecer, con el recargo de la malicia o venganza que pudo usar, dejando a su elección el tiempo que quiera gastar y las reencarnaciones que quiera tomar, ya sea en la costra terráquea o en su centro, (=11=) puesto no cabe perdón alguno, y solo él es responsable de sus actos, por el libre albedrío que recibió del Creador.

Este es el freno natural que ponemos a la humanidad; ¿le parece más fácil de romper al señor Obispo que el infierno eterno con el perdón de los pecados al estilo Romano? Pruébenoslo.

Con el bautismo expuesto enseñamos al neófito a saber quién es, de dónde vino, por qué, qué debe practicar para salir del destierro y a dónde debe marchar. Enseñamos el lenguaje espiritual y el significado del toque de la conciencia para que comprendan a su Padre y hermanos espirituales, como comprenden a los materiales, y no cometan falta a la ley por ignorancia. Enseñamos a que se defiendan del egoísmo, orgullo y vanidad, únicos enemigos del ser, sin necesidad de ninguna otra penitencia que, cual el ayuno y otros, perjudique a los débiles en su salud.

Nosotros no excitamos a los hombres a que riñan entre sí; tampoco formamos batallones de hombres, con armas homicidas para que se maten entre sí, ni nos defiendan contra la justicia de nuestros actos; por eso las armas que llevan nuestros soldados son el nivel justo, para herir las conciencias de los egoístas y orgullosos cuando más se hallan en su apogeo de placeres injustos.

Como directores de almas, nombrados por nuestro Padre Creador, solo debemos preocuparnos de la filosofía y teología natural, y dirigir por ellas a la humanidad, que por su voluntad, quiera seguirnos; dejando la dirección de los cuerpos a los hombres de la tierra, para que las leyes legisladas por ellos dirijan el conjunto material; leyes que nosotros aceptamos, y debemos aceptar y cumplir, para dar a Dios y al César lo que a cada uno corresponde; es cierto que no hacemos limosnas como los Romanos, mas también lo es que tenemos gran cuidado de no crear pobres que de ella necesiten; como que nuestras enseñanzas se cumplan en hecho como en dicho. Compare pues el señor Obispo de la Diócesis de Barcelona, sus enseñanzas con las nuestras, y díganos cuales se aproximan más a las Cristianas y Divinas, si es que lo puede comprender; al propio tiempo que manifieste con claridad qué clase de Iglesia es la que creó Cristo y siguieron los Apóstoles, de la cual hizo ministros a estos últimos, con el nuevo pacto, no de la letra, mas sí del espíritu de la letra; pues según San Pablo y los capítulos 1 a 3 del Apocalipsis no puede ser la católica Romana.

Dice V. S. I. que Cristo es la Sabiduría salida de la boca del Altísimo, y llama a los Evangelios Sagrados, mas nosotros encontramos en ellos dos cosas muy opuestas.

Los Evangelios acusan a Cristo de haber dicho que los pobres de espíritu van al reino de los cielos; que el Reino de Dios venga a nosotros, que Dios nos dé el pan de cada día, que no nos deje caer en tentación y que nos libre de todo mal; si esta acusación es cierta, el Cristo no sabía que el reino de Dios está en el sol de justicia, y que tiene el Don de amor, bondad y justicia infinita; tampoco sabía que el espíritu es creado de materia y dotado con esencia Divina, ni que todo ser tiene libre albedrío, por el que se hace responsable de los actos que ejecute con sus prójimos; ¿en qué quedamos, señores Bíblicos? ¿es justa la acusación a no lo es? si el primer caso, no tenéis Dios ni hombre sabio; si el segundo, la Biblia debe desecharse por anticristiana, y sólo recoger de ella los motivos que dio Cristo para ser crucificado, la ley divina que ello prueba y manifiesta, su sabiduría como la malicia de los recopiladores Bíblicos.

Mas nos atrevemos a hacer una pregunta: ¿Aquellos libros que en el año 492 separó Gelasio por apócrifos, no podían resultar ser los verdaderos escritos de los apóstoles de los cuales se entresacó lo que convino al antojo de algunos? Es posible que lo sepamos pronto, según Apocalipsis 19, que S.I. no ha comprendido, según lo manifiesta por las langostas de coraza.

Quedamos, pues, Sr. Obispo, en que Dios no da nada gratuito, y sí lo da por justicia.  Que el hombre no tiene otra obligación que cumplir con Dios, que la de tratar a sus semejantes como quisiera ser tratado por ellos.  Que cuantas faltas cometa a ellos, queda obligado a pagar en las encarnaciones que necesite para ello, mas no saldrá del destierro sin haberlas satisfecho, puesto no cabe otro perdón que el dictado por Cristo: perdónanos como perdonamos; y por lo tanto, nulas son todas las fórmulas romanas para salir del destierro si no se cumple la ley (=12=), única religión por la que el ser, encarnado, disfruta de los bienes del cielo según la va cumpliendo, aún estando en la tierra, mas nada sin el cumplimiento.

Quedamos también, en que los directores de almas deben dejar la dirección de los cuerpos, o sea, la parte material, a los hombres encargados para ello por los hombres; puesto que las leyes materiales las crearon los hombres y la Espiritual Dios, y, como V. I. dice muy bien, debemos dar a cada uno lo que le corresponde.

Que no debemos aconsejar el celibato por ser la falta más grande a la caridad Divina, y a la ley de naturaleza que dice: creced y multiplicad.

Que debemos adorar a Dios en espíritu y verdad, con exclusión de toda imagen material, para no degradarnos ni hacer injuria a Dios, etc. etc., como explica la hoja dominical autorizada por V. I., segundo domingo de Febrero, 1900, que dice así en párrafo sexto:

“Cuando nuestro egoísmo, nuestros intereses nos llevan a servir o adorar ídolos materiales, no solo nos degradamos, sino que hacemos una injuria a Dios arrebatándole el indiscutible derecho que tiene sobre cuanto hay en nosotros.”

Que debemos usar el lenguaje espiritual y enseñar a que lo usen, a todos nuestros semejantes, sean de la religión, color, sexo, edad, etc., que fuesen, sin distinción, puesto que todos son nuestros semejantes, y solo amando a ellos podemos amar a Dios; mas nos ocurre una pregunta:

¿Como sabiendo V.S.I. que se cometen faltas de tanta gravedad adorando ídolos o imágenes, se empeñan en llamar herejes y maldecir a los que no las adoran? ¿Es por ignorancia? No lo creemos, y no lo podemos creer por cuanto en el Directorio Místico, por el P. Fr. J. B. Sacaranelli encontramos, con claridad, las instrucciones verdaderas de los directores de almas y las duras, pero justas reconvenciones que dirigen a los que por ignorancia o malicia no cumplen sus deberes; así como a las penas espirituales a que quedan sujetos, que confrontan a la perfección con las que dejamos expuestas en nuestra explicación arriba, tratando del Bautismo cristiano, no romano.

Esta es la contestación que damos a la pastoral del señor Obispo, y quedamos esperando el anatema que en ella nos ofrece para presentarla en la Nueva Jerusalén, y que nos juzgue el verdadero juez a que pertenece este destierro.

Excmo. e Ilmo. Sr. Obispo

Escrito lo que antecede y cuando ya no creíamos tener que volver a molestarlo, oímos un clamoreo entre el pueblo sobre si los ídolos antiguos son las imágenes actuales o son clases distintas; todo promovido por el párrafo transcrito arriba de la hoja dominical, segundo domingo de Febrero, 1900, y nos parece gran obra de caridad manifestar que, la religión cristiana, o sea, la fundada por Jesús y continuada por los Apóstoles, que murió con estos últimos, no tenía ídolos, imágenes ni pinturas; tampoco las tenía cuando fue sociedad secreta y vivía en las cavernas y los bosques, como tampoco tenía fórmulas de clase alguna; todo su adorno era el cumplimiento de la ley; más tarde recogió todo lo derribado por Cristo, tanto judío cuanto gentílico, para atraerse a unos y a otros; a los primeros corresponde el perdón de los pecados, la consagración, los óleos, las bendiciones, las maldiciones o anatemas, los diezmos y las primicias, los cantos y las oraciones, aunque estas últimas, también las usaban los gentiles para pedir favores a sus dioses, hoy santos (=13=); con el perdón de los pecados convirtieron al emperador Constantino y éste mandó derribar muchas estatuas de los dioses, que Roma erigió luego a los que llamó santos, agregándoles los mismos poderes en el cielo que habían tenido los anteriores dioses; esto en cuanto a lo terreno; pues si pasamos a lo elevado o celeste, nos encontramos con que los gentiles rendían culto a algunos astros, a los cuales les dedicaban los días de la semana, a otros los meses del año, etc.. Sosteniendo Roma en la actualidad, la misma dedicatoria con los primeros y con los propios nombres, el domingo lo dedicaba al sol, que Roma también lo dedica, y le agregó un ídolo o imagen, la creación de la custodia; el lunes lo dedica a la luna, el martes al astro Marte, el miércoles a mercurio, jueves a Júpiter, viernes a Venus y sábado a saturno, con lo que queda comprobado que los romanos son judíos y son gentiles dobles, si así lo quieren, por haber aceptado los ídolos y haber creado imágenes. ¿Y de Dios y el Cristo, que han enseñado hasta el año último? nada; pero vale más tarde que nunca, se ha dicho, y en efecto, si por muchos siglos han ocultado la verdad, veamos qué es lo que han descubierto desde el tercer domingo de Septiembre de 1899 hasta el segundo domingo de Febrero de 1900 inclusive en sus hojas dominicales.

En la primera declaran que las almas de los hombres llegan a Dios por medio del éxtasis, si practican buenas obras; que es imposible amar a Dios sin amar al prójimo (=14=).

Digan los señores Romanos, si con amar al prójimo puedo llegar a Dios, ¿para qué sacrificarme en penitencias que tanto molestan al cuerpo y expongo mi salud, si de nada me ha de servir? Me creo más acertada la penitencia que me causa el dominar al egoísmo y orgullo que me domina, para no tener necesidad de ídolos o imágenes a vuestro estilo.

La prensa publicó en Diciembre último, que desde primeros de Enero 1900, podía contraer matrimonio todo clérigo de las Américas "segunda esquina".

La Dominical segundo Domingo de Febrero tira los ídolos o imágenes "tercera esquina"; queda en pié para la humanidad la cuarta esquina, que es el perdón de los pecados establecido por Moisés, y que ya los señores predicadores reconocen y dicen que no son perdonados por solo confesarlo. ¿Qué espera Roma después de tanta declaración para unirse al Jesuita Blanco, y juntos declarar a la humanidad que habéis sido obedientes a un juramento inconsciente, por el que habéis seguido el engaño que vuestros antecesores os dejaron marcado, pero que reconocéis, que toda la religión está encerrada en estas solas palabras: <<trata a los hombres como quieras que los hombres te traten a ti>>, y con ello, en mayoría podrían vuestras almas evitar de pasar al centro de la tierra (=15=) a tomar nueva encarnación? ¿Queréis esperar a que se cumpla el Apocalipsis, capítulo 19 en todas sus partes? Sea, mas os prevengo, que en tal caso llegaréis tarde, además de disgustar al espíritu del Jefe principal de vuestra iglesia, (=16=) que constantemente reclama ayuda para llegar a tal fin y cumplir la misión que prometió a su venida al destierro.

Mateo, 12-30: El que no es conmigo contra mí es.

Imprenta de P. Ortega, Aribau, 13 - Barcelona

Buzón para sugerencias y preguntas: Pulse aquí

Enlace a otros trabajos publicados por:
Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico


Subir al inicio de esta página:
Pastoral del Sr. Obispo Morgades refutada por El Jesuita Blanco

Notas a pie de página del opúsculo: Pastoral del Sr. Obispo Morgades refutada por El Jesuita Blanco

=1=
Pacto de Abraham, Moisés y todos los que les sucedieron hasta Cristo.

=2=
Roma y la inquisición.

=3=
El emperador Constantino, por quien creó el Catolicismo el perdón de los pecados para apoderarse de él y hacerlo católico.

=4=
En lenguaje espiritual.

=5=
El espíritu.

=6=
¿Y a ellos quien se los perdonará puesto Dios es todo justicia y el macho cabrío de Arón no existe? primer pecado mortal.

=7=
Segundo pecado mortal ¿que es pecado mortal? Es decir, hacer, pensar o desear algo contra la ley de Dios.

=8=
Tercer pecado mortal.

=9=
Dice la doctrina romana a los párvulos: ¿Quién ama a Dios? El que guarda sus mandamientos. ¿Quién es el demonio? Un ángel rebelde a Dios, y es nuestro cuerpo con sus pasiones y malas inclinaciones.

=10=
Fuera de la atmósfera aún estando encarnado.

=11=
Puede ser obligado el ser al centro, cuando llega a ser triple rebelde, o las faltas que cometió las ejecutó por orgullo y egoísmo, mas nunca por una eternidad.

=12=
Bautismo Cristiano.

=13=
El Ilmo. Amat, 5-25, dice: que la magnificencia y variedad de las funciones sagradas, se adaptó para atraer a los gentiles y judíos en su segundo período.

=14=
Primera esquina del catolicismo Romano.

=15=
Al estilo Romano infierno.

=16=
Información incorporada por los editores de esta Web

León XIII, Papa.

Enlace a otros trabajos publicados:

Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico