LOS FARSANTES
Kardeístas Espiritistas
Descubiertos por ellos mismos
Por
EL JESUITA BLANCO

Defensor del Deísmo y Cristianismo verdad
**************************************************

Barcelona Febrero 1902
Calle Abaixadors, 10, 3º. 1ª.

Portada: 1ª Edición 1902

Información

Los farsantes Kardeístas Espiritistas
Descubiertos por ellos mismos

La revista <<Luz y Unión>> de estudios Psicológicos de Barcelona, número 1 del presente año y segunda parte de su artículo de fondo dice:

Es menester trabajar de una manera eficaz entre nuestros correligionarios para que franca y resueltamente desechen algunas ideas falsas y perturbadoras que tratan de meter en su cerebro unos cuantos Jesuitas disfrazados de espiritistas filósofos y racionalistas, a los cuales hay que demostrar que les hemos descubierto el juego, etc., etc.; hasta el final del propio párrafo que dice: <<Es una obra destructora la que realizan algunos órganos cuya existencia deben a la familia espiritista, de la cual reciben el auxilio necesario para su sostenimiento hasta el punto de que, el día que éste les falte están llamados a desaparecer, y en el último párrafo leemos: <<Ya es hora de que los espiritistas se convenzan de lo estéril de ciertos trabajos de excursión en el terreno de doctrinas afines. Mientras la propaganda espiritista se ha desarrollado dentro de los límites trazados por Allan kardec se ha conseguido atraer a los excéntricos de otras doctrinas; cuando se ha tratado de llevarlas por derroteros distintos, el escepticismo ha invadido nuestras filas. Hay que volver pues, a la obra de Kardec y ésta será nuestra labor, etcétera, etc.

Los farsantes en el espiritismo saben bien que no hay otra agrupación que se titule Jesuítica (aunque con el calificativo de blanco), que la nuestra, y las que como ella siguen la moral de Jesús, llamado el Cristo y la única religión verdad como divina; ¿por qué no viene de frente entrando en amplia discusión para que deslindándose los campos pueda la humanidad recoger la luz, para el alma, que de ella pueda salir? nosotros te hemos convidado a discusión, te hemos desafiado, te hemos tirado con bala rasa, y cual la zorra, cuando el cazador la persigue, no sales de la cueva, porque sabes que de salir eres cogida al momento, mas ya que como aquélla has querido proceder a traición y calumniando, nosotros con la cara descubierta salimos a recoger tu ceguedad orgullosa, y devolverte la oración por pasiva descubriendo tus maldades tercas.

No tema la hipocritona <<Luz>> que estos Jesuitas blancos le hagan la competencia creando escuelas magnéticas como ella para criadero de criminales de todas clases.

No tema tampoco que enseñemos a los cristianos que el quinto mandamiento pertenece a la ley de Dios, como ella lo hace en el número 55 último, porque saben que es de la ley de Moisés, y que por haberlo derribado Jesús le costó la vida; y si no lo supieran se lo hubieran preguntado a él antes de escribir animalidades (=1=); no te apures por haber descubierto nuestro juego, avisada por nosotros mismos, para que descubras la luz que ocultas o que la descubriremos nosotros; sin duda esto te puso de mal humor que de lleno te haces perdonavidas echándonos en cara lo que no es verdad, y si lo fuera lo declararíamos con franqueza para demostrar que seguimos el ejemplo de nuestro maestro Jesús y los consejos de los espíritus en la filosofía de Kardec; y para manifestar tu fealdad como Kardeísta y Cristiano puesto tanto el uno como el otro dicen: lo que dé tu mano derecha que no lo sepa la izquierda; mas por medio de esa misma filosofía nos han enseñado que la caridad puede obrarse de varias maneras, y una de ellas es la devolución de tu oración calumniosa por pasiva-verdadera que debe producirte excelentes resultados.

Hace próximamente veinte años se formó una reunión filosófica, natural que tomó el nombre de Amor, Paz y Caridad; en ella recibió el bautismo del espiritismo un joven que contaba 18 a 19 años, cuyas iniciales eran y son J. E. M. (=2=). Entre las familias que se reunían se acordó crear un periódico que defendiera la idea, fue nombrado director, Jacinto Esteva Reventós, pero redactor y defensor doctrinal la Cabaña.

El ambicioso joven pensó en la gloria que podía proporcionarle siendo él, el redactor director y sin que mediara el menor caso de sospecha nos encontramos con que las cuartillas que él debía llevar a la imprenta para la salida del número 4º se habían enredado de tal manera que no quedaba medio alguno de defensa doctrinal; preguntado ¿quién ha de defender la doctrina? tú se nos contestó, pero nada se publicará que no sea repasado por cinco de nosotros y separado lo que creamos conveniente porque tú solo podrías obsesarte; como quiera que estas palabras ocurrían en sesión, un médium concentrado, dijo: ¿habéis creído hermanos que es más difícil obsesar a cinco que a uno? no tardaréis en recibir el desengaño. Otro también concentrado preguntó a los tres videntes que se hallaban en la reunión: ¿qué veis en el techo? y uno contestó (los dos no quisieron contestar uno de ellos J. E. M.) una corona de flores, mas Rosa Grau que en aquellos momentos recibía el desarrollo de videncia contestó, dando las señas de la corona, y los dos al propio tiempo la ponen sobre la Cabaña; y habiendo el joven sostenido su empeño de revisión y la defensa para nosotros, nos retiramos del periódico, quedándonos con nuestros principios de reunión y separando toda oveja enferma del redil, cual nos aconsejó el verdadero pastor a quien servíamos como cabaña (=3=).

El novato encargado del periódico sacó el 5º y 6º números; pero en este último lo mató; esta muerte le costó visitar los calabozos de la ciudadela de Pamplona a su matador por órdenes judiciales; mas... ¿qué trabajos practicó ese sujeto para su sustento en los meses que transcurrieron desde su bautismo hasta la traición? los de preparar esta última hasta con cinismo; ¿recibió jamás el más pequeño síntoma de que el pagano se lo recordara? Pruébelo.

SEGUNDA ETAPA

Cuando creímos que el traidor habría escarmentado para siempre y olvidado tal oficio, lo hallamos en el centro Barcelonés conspirando para ocupar los primeros puestos y volver a su oficio como consta en la ocultación de lo que sigue.

VIVA LA ORACIÓN

Así se titula una página que publica <<Luz y Unión>> número 24, de 1900, periódico espiritista de Barcelona que lo firma M. Serrot, y nosotros como vigilantes del espiritismo, nos proponemos contestar algunos párrafos que encontramos errados unos, y otros, además de errados, demasiado lastimeros.

Párrafo 1º Realmente las conclusiones aprobadas con entusiasta unanimidad por la sesión espiritista del congreso espiritualista celebrado en París, han llenado mi alma de indecible gozo.

Párrafo 2º La buena doctrina, la del buen sentido, la de la ciencia y del amor, ha triunfado, digo mal; no ha triunfado, porque no ha luchado, ya que, según se ve en el relato que de dicho congreso hace el hermano Aguarod, en el número 21 de la <<Unión>> no ha tenido impugnadores, esto es soberanamente consolador.

Y DECIMOS NOSOTROS

Si realmente admiten los Espiritistas Kardeístas el párrafo transcrito; no ha habido Kardeístas en el congreso, por cuanto en el <<libro de Médiums>>, capítulo 31-17, dice San Luis:

Amigos, dejadme que os dé un consejo, porque vosotros marcháis sobre un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos, no os perderéis, se os ha dicho una cosa que es mucha verdad, y que queremos recordárosla; es que el espiritismo solo es una moral y no se debe salir de los límites de la filosofía, ni un solo paso, si no queréis entrar en los límites de la curiosidad, dejad a un lado las cuestiones de ciencias; la misión de los espíritus no es de resolverlas ahorrándoos el trabajo de la investigación, sino el de procurar haceros mejores, porque de este modo es como avanzaréis realmente.

<<Libro de los Espíritus>> introducción capítulo VII página 10.

La ciencia propiamente tal, es incompetente, como ciencia para fallar la cuestión del espiritismo, no ha de ocuparse de él, y su juicio cualquiera que sea, favorable o contrario, no puede tener importancia alguna, etc. etc. (Todo lo que certifica M. Navarro Murillo en su artículo el Espiritismo, en el número 1, de 1902).

Con los dos párrafos expuestos queda comprobado, que de no protestar los Kardeístas del congreso referido, la página que nos ocupa, no tuvo uno solo que, legalmente, pueda titularse Espiritista, filósofo Kardeísta, por suplantar a dicha filosofía, que es el lenguaje del alma, con la ciencia que es materia; como queda comprobado que tampoco hay ninguno en su centro <<La Unión Kardeciana>> por haber publicado la mencionada página en su publicación <<Luz y Unión>>.

Párrafo 3º: Mas la proposición que de un modo especial me ha llenado de alegría, la que presentaron nuestros delegados, referente a la necesidad de la oración.
¿A qué será debido, pues, que en los congresos anteriores no se creyere necesario tratar de tan interesante asunto, y en éste, no obstante, se ha discutido y se ha definido en una conclusión?

Débese, a mi entender, a que, en estos últimos años, se ha desarrollado en el seno de la familia espiritista una corriente errónea y mal sana. Ciertos elementos seudosabios intelectuales, han sostenido que la oración es una tontería, y que es tiempo perdido el que en dicho acto se emplea, se ha dicho más (y parece imposible) se ha dicho que la oración es una blasfemia; ¡cómo ofusca el orgullo!

Se ha repetido que la oración consistía en el cumplimiento del deber y nada más, como si en el deber no entrara la oración, como si en la gimnasia espiritual no fuese tan racional y necesaria como la gimnasia corporal, como si el espíritu al igual que el cuerpo no se notificase con dicha gimnasia, tanto para la actividad que despliega, cuanto por la asimilación de elementos fluídicos, suaves y puros, recogidos en esas regiones superiores donde se trasporta en alas del deseo de mayor perfección durante el éxtasis amorosos.

Basta, basta, famosos sabios a la moda; no expliquéis mas disparates para tapar la verdad, y antes que digáis al vecino que quite la paja de su ojo debéis quitar del vuestro la biga; ¿por qué escribís que es enseñanza errónea el decir que la oración, es una blasfemia sin que sepáis distinguir lo que es meditar y filosofar? ¿Es que ignoráis el lenguaje español? Sin duda, por esto tergiversáis el sentido de las palabras, con cuya tergiversación hacéis un inmenso daño a la humanidad entera, y como prueba ved lo que dice el diccionario Campuzano; tratándose de esta cuestión:

ORAR: Suplicar, Rogar y Rezar.

FILOSOFÍA: Ciencia que trata de la esencia, propiedad y efectos de las cosas naturales.

MEDITACIÓN: Es la aplicación del pensamiento a alguna cosa.
La consideración o discurso intelectual sobre algún misterio de nuestra fe.

ÉXTASIS: Arrobamiento del espíritu, rapto en que se eleva el alma a Dios.

EXAMINEMOS

En la partida 13 <<Libro de los Espíritus>> encontramos que Kardec concede a la Divinidad los atributos de inmutable, bueno y justo; ¿qué es lo que puede conceder por mucho que se le pida sin faltar a ninguno? Nada, puesto que para no faltar al primero no oye ni atiende las súplicas, peticiones ni rezos de sus hijos los desterrados, puesto al oírlos y atenderlos, dejaría la inmutabilidad; si no da a todos sus hijos lo que van ganando por el cumplimiento de la ley sin pedirlo, deja de ser bueno, y si por sólo pedir mucho, da algo sin haberlo ganado, deja de ser justo; luego; ¿podrá ser agradable a Dios la oración que pretende obligarle a que pierda tres atributos esenciales? ¿Han creído los que se dicen Kardeístas derribar de cualquier modo la filosofía de Kardec porque a ellos no les sea dado comprenderla? No es posible, por haberse encargado el Jesuita Blanco de expurgarla y protegerla, puesto entre los que se dicen sus adeptos son pocos los que comprenden y menos los que quieren que se comprenda.

Revisadas las partidas de la 658 a 668 encontramos la causa de la comprensión torcida que le dan a la oración todos los que como el Sr. Serrot pretenden ser sabios a costa ajena; ¿por qué no ha notado el gran empeño del médium en que haya oración? ¿No le dan motivos bastantes las partidas 661 y 665 para ponerse en observación llamando a su ángel de la guarda y preguntarle cómo debe comprenderlas antes de escribir errores para despreciar a otros que enseñan la verdad? ¡Qué malo es saber demasiado! Pero es peor el falso saber; y sobre todo cuando se prescinde de aquel dicho tan verdadero; la letra mata, el espíritu vivifica, como prescinden todos los sabios Kardeístas en el espiritismo aceptando la oración como necesaria.

Reconocemos que el espíritu humano encarnado debe ser gimnasta, en su clase, para examinar, reconocer y comprender las cosas de la naturaleza que estén a su alcance, según grado, mas en este caso usa de la filosofía natural y la meditación; que cuando éstas son profundas llega el arrobamiento y el éxtasis por haber llegado el espíritu a los brazos del Creador, después de cumplir aquella ley que dice: ama a tu prójimo como a ti mismo, sin necesidad de más peticiones que la conformidad en <<sus penas>>, puesto fueron pedidas antes de venir a tomar encarnación, cual consta y explican las partidas 258 a 273, 994 y 995 <<Libro de los Espíritus>>. ¿Quedan ustedes convencidos de que no hay Kardeístas? no, porque en tal caso se comprenderían a sí mismos; mas, ya les probaremos pronto que en tal congreso no hubo espiritistas, pero sí hombres poco espiritualizados; pues de haber habido los primeros hubieran reconocido los perjuicios de la oración contra los atributos divinos, al paso que hubieran recomendado la relación constante entre el guía protector y el protegido; único ser a que tenemos derecho a pedir ayuda y valor, para pasar las penas que antes pedimos, todo lo demás es obra de cada uno bajo el libre albedrío que tiene para vencer o dejarse vencer. En cuanto a la ofuscación de nuestro criterio continuaremos con ella, hasta hallar otra cosa mejor; no podemos aceptar el de los que se titulan Kardeístas porque le hallamos enfermo de toda gravedad, incluso el de los delegados del gran congreso, que aceptó la oración como necesaria; dejamos las sensateces espirituales que en su página sigue relatando el señor M. Serrot, mas le recordaremos la partida 627, por más que no le hallamos en sazón para comprenderla (según vemos en los párrafos 3 y 4 del escrito que nos ocupa). Partida 627: puesto que Jesús enseñó las verdaderas leyes de Dios, ¿cuál es la utilidad de la enseñanza dada por los espíritus? ¿Tienen algo nuevo que enseñarnos? La palabra de Jesús era a veces alegórica y en forma de parábola, porque hablaba con arreglo a los tiempos y lugares.
Hoy es preciso que la verdad sea inteligible a todos, es necesario explicar y desarrollar esas leyes, puesto que hay pocos que las comprendan y menos que las practiquen; nuestra misión es la de impresionar los ojos y los oídos para confundir a los orgullosos y desenmascarar a los hipócritas, a los que practican las exterioridades de la virtud y de la religión para encubrir sus vicios, la enseñanza de los espíritus debe ser clara e inequívoca, a fin de que nadie pueda pretextar ignorancia, y de que sea posible a cada uno apreciarla, juzgarla con su propia razón. Estamos encargados de preparar el bien anunciado por Jesús, y por eso no ha de ser lícito que pueda cada cual interpretar la ley de Dios a gusto de sus pasiones, ni falsear el sentido de una ley que es todo Amor y Caridad.

Queda comprobado que el congreso espiritista ha cometido error de suma gravedad al hacer la oración necesaria en el espiritismo, quedando en la obligación de declarar públicamente si el error fue por ignorancia o por malicia; y prevenimos que de no tomar el espiritismo con la formalidad que se merece y separando la filosofía de lo científico, responderán pronto sus adictos de los perjuicios que causan a la humanidad cuyo acto tomará en cuenta el regentador del centro de la tierra, al que ofrece recomendarlos.

El Jesuita Blanco.

Este trabajo fue entregado personalmente al vicepresidente del centro La Unión Kardeciana de Barcelona, la que, no sólo no ha deshecho el error de la oración, sino que tampoco se ha dado por aludida, por tanto nosotros lo hacemos público para que conste; y que los espiritistas de buena fe vean por el camino que son conducidos por hermanos maliciosos.

¿No es verdad que de haber cumplido tu deber, las discusiones que luego promovistes hubieran dado la luz debida?... Pero vamos probando tu honradez y tu luz.

Un aprendiz cristiano que comprendía tus mañas de traidora en todo lo que se llame luz, te pudo hacer el juego para ser contestado, y en efecto; Segundo Oliver dijo que, según Kardec, Dios no pierde el atributo de justo e inmutable por conceder pedidos, esto lo contestastes con gran agrado. ¿Por qué no has dicho también la no conformidad del aprendiz? Porque probó que Dios no puede ser menos que el metro, y como a éste si se le quita una milésima parte no es justo, tampoco puede serlo Dios si por sólo pedirlo da la cosa más pequeña sin haberla ganado con el cumplimiento de su ley.

Juan Bautista Aguilá os pidió la caridad de que le dijeras si él podría cumplir la ley (que tanto recomiendas en tu hoja titulada <<¿Por qué nos creó Dios?>>) magnetizando a su hermano ¿Cómo te atreves a negar la caridad espiritual? ¿Es que has temido descubrir tu traición al espiritismo Kardeísta? Al que como tú se titula espiritista Kardeísta y aconseja a los suyos que deben volver al Kardeísmo, poco le ha de importar una falta más; pero...¿Cuándo hubo Kardeísmo? Porque desde que los científicos se titularon Kardeístas, no ha habido ni hay uno solo para poder empezar a contar; y lo verás pronto probado si has de cumplir el punto 5º del artículo <<El espiritismo>> firmado por M. Navarro Murillo (el que hacemos nuestro).

Hace ya veinte años que os dijimos farsantes en el espiritismo Kardeísta, porque siempre os hallé fuera de él; hoy declaráis que es preciso volver a él, luego prueba que si otros tuvieron a Cristo por pantalla, vosotros queréis tener al mismo y a Kardec para fines de mal género cual es el magnetismo, pero con vuestra declaración de farsantes os quedaréis con nada como es vuestro merecido, porque es imposible sostener un edificio sin base sólida, y el vuestro está fundado sobre barro putrefacto; por espacio de veinte años venís trabajando para derribar el mío, muchos miles de sabios, sin que hayáis perdonado medio alguno, incluso la calumnia infame. ¿Y no sabéis por qué? Buscadlo en el capítulo 3º del Apocalipsis de Juan, y podréis hallaros a vosotros mismos, porque también el vuestro está allí.

Con que, Luz del Averno, con todos tus traidores y pobres de alma, hasta otra y no olvides que te vigila.

El Jesuita Blanco

Calle Abaixadors, 10, 3º, 1ª - BARCELONA


DOCTRINA CRISTIANA SEGÚN LA LEY DE DIOS
LA SALVACIÓN DEL ALMA

P.-

¿Cómo puede salvarse el alma?

R.-

Cumpliendo la ley de Dios.

P.-

¿Cómo se hace este cumplimiento?

R.-

Haciendo con todos como queremos que hagan con nosotros en igualdad de circunstancias y no haciendo a ellos lo que no queramos que nos hagan a nosotros.

P.-

¿Cómo podremos comprender cuando cometemos falta a la ley?

R.-

El guía protector avisa siempre al protegido cuando trata de cometerla, con el toque de la conciencia que la rechaza; y el que obedece al aviso no falta nunca.

P.-

¿Cómo podremos comprender al guía?

R.-

Dirigiendo nuestro pensamiento al Sol separado de toda cosa terrena, hablamos y nos entendemos con los pensamientos como con la palabra entre los hombres.

P.-

¿Obrando así no cometemos falta ante Dios?

R.-

De todas las faltas que se cometan obrando de este modo, responde:

El Jesuita Blanco


ATRIBUTOS DIVINOS

Dios por el atributo de AMOR, creó y crea eternamente los espíritus de los humanos para tener con quién relacionarse y les da un lenguaje espiritual para comunicarse con Él y con sus hermanos espirituales, y crea el vegetal y el animal para que sirvan al humano en cuanto pueda necesitar.

Por el de PAZ.— No se mete con nadie, ni castiga ni perdona, se hace inmutable.

Por el de CARIDAD.— Concede que sus hijos superiores guíen a los inferiores en el cumplimiento de su deber o encomienda.

Por el de BONDAD.— Concede el libre albedrío a todos sus hijos para que cumplan cuando sea su voluntad.

Por el de MISERICORDIA.— Concede cuantas encarnaciones nos sean necesarias para cumplir la encomienda.

Por el de JUSTICIA.— Concede que le vean y comprendan todos sus hijos con más claridad a medida que avanzan en el cumplimiento de la Divina encomienda.


ES DEBER DE CADA UNO SABER

¿Quién eres? Un espíritu desterrado.

¿De dónde procedes? Mi forma, de taller universal; mi inteligencia, del Sol central.

¿Por qué te han traído aquí? Por no haber cumplido la Ley Divina en otros mundos mejores.

¿Para qué te han traído? Para que ame a mi prójimo como a mi mismo.

¿Y a dónde debes marchar? Al Sol de Justicia que es nuestra casa Paterna.

El Jesuita Blanco

Buzón para sugerencias y preguntas: Pulse aquí

Enlace a otros trabajos publicados por:
Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico


Subir al inicio de esta página:
Espiritistas: Farsantes Kardeístas Espiritistas por El Jesuita Blanco

Notas a pie de página del opúsculo:
Espiritistas: Farsantes Kardeístas Espiritistas por El Jesuita Blanco

=1=
Dice S. Pablo: El hombre animal no puede comprender estas cosas, porque le son locura, etc.

=2=
Jacinto Esteve Marata

=3=
El que quiera comprender estas cosas estudie y comprenda los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis de Juan.

Enlace a otros trabajos publicados:

Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico