Un cuento para los ciegos
Y
Gran Foco de Luz Histórico
Para los que tienen vista
Por el
JESUITA BLANCO

Defensor del Deísmo y Cristianismo verdad
***************************************************

Así que, todas las cosas que quisiereis que los hombres hicieren con vosotros, así también hacer vosotros con ellos; porque esta es la ley y los profetas.

Mateo, 7 - 12


EN VENTA
Calle de Borrell, 53 bis y Calle Abaixadors, 10, 3º. 1ª
BARCELONA

Portada: 1ª Edición 1899

Información

Un cuento para los ciegos
Y
Gran Foco de Luz Histórico
para los que tienen vista

En nuestro opúsculo <<Varias discusiones, etc.>>, y después de haber probado que, el Catolicismo romano, es el AnteCristo, les recordábamos, por caridad, que meditaran sobre el v. 4 del c. 18 del Apocalipsis, porque para luego sería tarde; por cuanto habíamos oído cantar Aleluya, y el quilazarum, en la casa paterna, por la resurrección del verdadero Evangelio en la tierra, que estaba muerto desde que tomó posesión el Ante-Cristo; que lo habíamos visto como vimos la creación de un mundo nuevo, anunciado por el Jesuita Blanco en Marzo de 1898, y visto por los astrólogos en Agosto del mismo año; como vimos venir al gran Ejército Celestial (=1=) y que esperamos ver pronto los efectos que produzca la causa de su venida; este aviso lo dio el Jesuita Blanco como ultimátum; puesto aquel Ángel, anunciado, les viene tocando la trompeta, para llamarlos al redil desde hace 19 años y en todo tiempo se han hecho los sordos; mas he aquí, que nos encontramos con una hoja que se publica en Barcelona con el título <<Dominical>>, tercer domingo de Septiembre, 1899, autorizada por cuatro Arzobispos y trece Obispos, los cuales conceden 260 días de indulgencias a toda persona que la lea o la oiga leer.

Hay un párrafo que se titula <<Evangelio de la Dominica>> que dice: ¿Cuál es el mandamiento principal de la ley? y respondió Jesús: <<Amarás al Señor Dios tuyo de todo tu corazón con toda tu alma y con toda tu mente>>. Este es el máximo y primer mandamiento. El segundo es semejante a éste, y es: amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos está cifrada toda la ley y los profetas (=2=).

Hay otro párrafo titulado <<Comentarios>> y entre los tales comentarios, y tanta retórica para dar a comprender el amor a Dios, llega a decir: que hay almas santas a quienes el amor divino les produce arrobamientos, éxtasis; y, tratándose del amor al prójimo concluye de este modo: <<De manera que es imposible amar a Dios sin amar al prójimo>>.

Así se explican los católicos romanos en su <<Dominical>> y del propio modo se explican en el <<Cristiano>> de Madrid los protestantes de Roma; mas, ¡rara coincidencia! ¡en 19 años buscando la práctica o la recomendación del verdadero Evangelio sin nubes que lo encubrieran y no lo hemos podido hallar, a pesar de haber registrado muchos centenares de concilios, y en el transcurso de un mes lo hallamos publicado en dos distintas publicaciones! ¿Qué ocurre? ¿Qué pasa por las conciencias de mis venerables hermanos (espirituales)? ¿Es que cual el hijo pródigo recuerdan las causas del alejamiento de la casa paterna y temen tardar mucho tiempo en poder volver a ella si no aprovechan esta coyuntura? No tenemos duda en que es esto último su presentimiento; tampoco dudamos que la tal confesión les producirá gran provecho, por los muchos millares de almas que las utilizarán para salir de los errores en que hasta aquí las habían tenido con su perdón de pecados, celibato, bautismo y adoración de imágenes, etcétera, haciéndolas rebajar por debajo de los animales ante nuestro Padre Celestial, y rebajando a Éste, a pesar de los grandes atributos que le conceden, al hombre más voluble de la tierra.

La humanidad de la tierra sabe ya que, con no hacer a ninguno de sus semejantes lo que no quiere que le hagan a sí propio, puede el alma llegar a confundirse con su Padre Celestial, siquiera sea por breves instantes, de donde recibe valor para soportar las penalidades de la vida; hay más: todos los seres que tengan voluntad de cumplir esta ley, tienen en su favor el toque de la conciencia, que, cuando el orgullo o el egoísmo quieren propasarse a que cometa falta, la conciencia lo rechaza; y feliz el que atiende al toque, como desgraciado el que lo desatiende. Téngase presente, y respondemos del caso, que Dios no admite ni nos manda hacer otra penitencia, ni otros trabajos en su favor que los que hacemos en beneficio de nuestros semejantes; como respondemos también de que, todo cuanto procuremos ofender o dañar a alguno de nuestros semejantes, recaerá sobre el ofensor, y con tanto recargo cuanta paciencia y resignación use el ofendido.

Con la confesión presente, queda comprobado lo que venimos manifestando desde hace 19 años; de que Roma no pecaba por ignorancia en la verdadera religión; ella dice que el demonio es un ángel rebelde a la ley de Dios; también nos dice en la propia doctrina: ¿quién ama a Dios? el que guarda sus mandamientos. En sus prácticas nos demuestra que en nada cumple la ley, luego no tenemos que preguntar quién es el verdadero demonio. Mas, hay algo que extraña a la humanidad, aunque no a nosotros.

Cuando nuestro ser empezó los actuales estudios en la Nueva Jerusalén ya encontró allí al que hoy es cabeza de la Iglesia (=3=); nos prometimos ayudar para la gran obra de la regeneración humana en la tierra; mas, son muchas las ocasiones que nos ha manifestado que, a pesar de su gran deseo, no le es posible cumplir, cual prometió, por falta de libertad y fuerza material entre los suyos, opuestos a descubrir el Evangelio en toda su pureza, y por tanto, en vez de cantar juntos el Gloria in excelsis Deo en la tierra, lo cantaremos separados; mas.... lo cantaremos a pesar de los ángeles rebeldes.

A LOS EVANGELISTAS DE TODOS LOS MATICES QUE PRETENDER SER CRISTIANOS

Cuando a los católicos romanos les hemos probado que no eran deístas cristianos ni apostólicos y que no pueden entrar en el reino de los cielos sin volver a nacer de nuevo, algunos de vosotros os habéis enorgullecido porque nada os decía públicamente el Jesuita Blanco, y como no arrastráis como ellos los pecados mortales del celibato, la adoración de los ídolos y el perdón de los pecados, os habéis enorgullecido tanto de vuestra pureza y santidad, que os atrevéis a decir que sois salvos con sólo tener fe en Cristo, que con su muerte perdonó todos los pecados de los que en Él tienen fe; sin que hayáis atendido el c. 2, v. 26, de Santiago, que dice: <<Como el cuerpo sin espíritu es muerto, así la fe sin obras es muerta>> y a Mateo, c. 6-12: <<Perdona nuestras deudas como perdonamos a nuestros deudores>> el mismo, v.14-15: <<Si perdonáis a los hombres os perdonará el Padre>>; c. 7-2: <<Con la vara que midiereis seréis medidos>>; c. 12-31: <<Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, mas, el pecado contra el espíritu no será perdonado a los hombres>>; Marcos, c. 3-29: <<El pecado contra el espíritu no será perdonado y queda llamado a juicio>>; Lucas, c. 7-47: <<Al que ama mucho, mucho se le perdona>>.

¿No es así, hermanos míos, cómo os habéis de reconocer que cometéis grandes errores a la ley de Cristo, y por lo tanto Divina? Y son tan en alto grado, que en cuando las lleguéis a conocer, muchos os avergonzaréis; mas no temáis los que os contáis ovejas del rebaño, que la responsabilidad, ante nuestro Padre Celestial, recae hasta aquí, sobre los que se titulan vuestros Pastores o Directores, empezando por el superior jerárquico, por dar y consentir que otros den pastos perjudiciales al rebaño.

Todo francés, alemán, inglés, español, italiano, etc., etc., está obligado a cumplir las leyes del país o nación que habita, sin que le baste cumplir en una las de todas las otras para dejar de ser castigado sino cumple las del que habita; luego todo deísta y cristiano está obligado a cumplir la ley de Dios y del Cristo, y sin tal cumplimiento, no puede abrogarse tales dictados.

¿Comprenden, practican y enseñan los Directores de almas esta ley? El que tal hace es verdadero cristiano y se perdona sus propios pecados, y por lo tanto, se comunica con Dios y el Cristo, que por los atributos de buenos y justos que poseen no lo pueden negar. Los que no cumplen no pueden tener tal comunicación por los mismos atributos.

¿Cuántos Pastores Evangélicos se hallan en el primer caso? No conocemos ninguno; pero sí los conocemos que niegan la mencionada comunicación, y por tanto, niegan las de José, María, los Pastores, las tres Marías, los Apóstoles y todo cuando se halla en los que llaman libros sagrados, empezando en el Génesis y concluyendo en el Apocalipsis; mas nosotros aseguramos que no todo es mentira, puesto que hallamos en ellos las Flores Divinas, que por su corto número son fáciles de hallar y comprender.

Cuando los seres son creados de materia etérea y dotados con la chispa que les da la vida, reciben el mandato del Creador que les dice: que recorran la pluralidad de mundos practicando Amor, Paz y Caridad con todos sus semejantes, sin que puedan volver a su lado hasta que de tal modo hayan cumplido; dejándolos en completa libertad para que cumplan donde y cuando les dé la gana; mas, téngase en cuenta que encarga el amor y la caridad no para Él sino para nuestros semejantes, y desde aquel momento queda el ser libre sin que el Padre se meta con él en perdones ni castigos hasta que sea su voluntad cumplir; mas por esa misma libertad, es todo ser responsable de sus actos.

Nosotros nos dudamos que la ley que Dios dio a Moisés es esta misma, como se justifica en Levíticos, 19, v. 18 y 34; mas como con tan pocas palabras le pareció a Moisés imposible de dominar a un pueblo egoísta y orgulloso, enseñado por el mismo Moisés, fabricó el Decálogo con sus diez mandatos, que él mismo rompió y volvió a fabricar, deshaciéndolos luego con sus libros sucesivos; no obstante, como la tal ley o Decálogo Mosaico, se amolda a todos los tiranos y amigos de la opresión, han arrastrado y arrastran cuanto les conviene, para que tomando aquello por divino, o mejor dicho, tomando a Dios por pantalla, puedan quedar ocultas sus malas intenciones; véase sino de donde proceden la confesión de los pecados y la consagración con todos sus emolumentos del Catolicismo romano y la excomunión, que tanto se afanan en usar y conservar todos los que se llaman cristianos, como todos los ritos y fórmulas.

Si Moisés hubiera cumplido estableciendo la verdadera ley, pronto hubiera llegado la humanidad, en la tierra, a ser todo lo feliz a que puede llegar un desterrado, y uniéndose todos en una sola familia; pero desgraciadamente creó la desunión, el crimen, la guerra perpetua, y era preciso reformarla; y como quiera que muchos fueron los seres que vinieron al destierro con este encargo y no quisieron, o no pudieron ejecutarlo, llegó Jesús, y aunque le costó la vida consiguió la reforma, como atestiguan sus contemporáneos Mateo, Lucas, Juan y todos los escritores que llamáis sagrados de aquel tiempo.

Derribados ocho de los diez mandamientos del Decálogo Mosaico y restablecida la Ley Divina que sólo cuenta con uno, y por sus cortas palabras puede comprender y cumplir el que sea su voluntad puesto que lleva en su conciencia el vigilante perenne (=4=); nuestros hermanos malvados, no pudiendo consentir tanta claridad y tomando el dictado de cristianos restablecieron todo lo Mosaico, y por si era poco, crearon imágenes y perdón de pecados; y por si podía quedar alguna luz del Padre Celestial, hicieron Dios a Jesús, para luego hacerlo el más ignorante de los hombres en filosofía natural, concluyendo por no entenderse por demasiado sabios; pero concluyendo por no saber quiénes son, de dónde han venido, qué han de hacer para salir de aquí, ni a dónde deben marchar. ¿En qué consiste esta ignorancia espiritual? En que no satisfechos con un Señor (=5=) que sólo les da un mandato fácil de ejecutar, quieren servir a dos a un mismo tiempo, y se quedan sin ninguno. Mateo, 6, 24.

La verdadera Historia Cristiana, empieza desde la causa que formaron a Jesús para ser crucificado. ¿Cuál fue ésta? Véase Mateo, 22, 37, 40; <<Amarás a tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma>>. Éste es el primer y grande mandamiento, y el segundo es semejante a éste: <<Amarás a tu prójimo como a ti mismo>>. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas (=6=).

Lucas, 6, 31: <<Como queráis que os hagan los hombres, así también hacer con ellos>>; en, 10, 27: repite lo mismo.

Juan, 13, 34: <<Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis los unos a los otros>>; 15, 12 y 17: <<Esto os mando: Que os améis los unos a los otros>>.

¿Dónde se halla motivo alguno que justifique la prisión y muerte de Cristo que no sea esta misma? En ninguna parte; luego, todo cristiano, empieza desde esta fecha a bautizarse en la pureza de esta ley cual Él indica; según Mateo, 28, 19 y 20, que dicen: <<Id, doctrinar a los Gentiles, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado>>.

Hechos, 1, 5: <<Juan a la verdad os bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo>>.

Romanos, 2, 25: <<La circuncisión en verdad aprovecha si guardas la ley, etcétera>>.

1ª Corintios, 7, 19: La circuncisión nada es sino la observancia de los mandamientos de Dios. ¿Cuáles son éstos? Los señalados por Cristo y que los católicos encierran en dos y yo los encierro en uno: <<Ama a tu prójimo como quieras ser amado>>.

Para revocar la pureza de este bautismo, dieron y dan mis hermanos depravados, la interpretación de lo que ellos llaman bautismo con agua. ¿Dónde encontráis que el tal bautismo existiera hasta que un Papa romano lo estableciera el año 156? Cuando el año 49 mandaron los Apóstoles en Jerusalén que no era obligatoria la circuncisión ¿por qué no se estableció, o se obligó a los cristianos a recibir el agua? Porque el verdadero Evangelio no admite fórmula de ninguna especie, y por lo tanto no las usaban. Tan pronto empezaron las fórmulas, empezó a desaparecer la doctrina de Cristo, con todas sus libertades, como lo demuestra el bautismo en cuestión, establecido para amarrar las conciencias desde el momento más débil que tiene el ser, para robarle el libre albedrío que recibió de nuestro Padre al salir de su lado. ¿Lo habéis examinado bien, hermanos bautistas? Pues no olvidéis que es el verdadero robo sagrado.

Habéis hecho Hijo único de Dios a Jesús, y Dios mismo, y a María su Madre Virgen, y los habéis trasladado al cielo en cuerpo y alma; mas hagamos una comparación material para podernos comprender: ¿Cómo tituláis vosotros a los hijos del hombre que, por no obedecer las órdenes del padre hombre se ausentan de la casa paterna y todo su afán es desacreditar a su padre y hermanos obedientes, para que la casa se hunda? El de malvado, ¿no es verdad? ¿Cuál, pues, debo yo dar a mis hermanos que, no satisfechos con deshonrar a Dios, haciéndole parcial, pretenden que hasta la ley natural de gravedad ha de estar a su antojo, admitiendo que los cuerpos humanos asciendan a los Cielos? Algunos de vosotros me habéis tratado y me tratáis de loco; mas ¿cómo puede hallarse vuestra razón para pensar en tales disparates? enferma de gravedad; pero enferma por el placer de tenerla en tal estado, puesto que rechazáis el verdadero medicamento y os oponéis a que otros lo tomen. ¿Qué significa sino la prohibición de que vuestras ovejas tengan relación con los espiritistas? ¿Cómo sin ser tales, pueden comprender al verdadero pastor cuando el verdadero rebaño se halla reunido en su nombre? Mateo, c.18, v. 20; y Juan, c. 8, v. 43: <<Dónde estéis dos o más reunidos en mi nombre allí estaré yo; y porque no comprendéis mi lenguaje es porque no podéis oír mi palabra>>; y Apocalipsis, 3, v. 20: <<He aquí, que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abriere la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo>>. Creemos que sólo razones, enfermas de gran orgullo y egoísmo, pueden creerse capaces de dirigir un pequeño rebaño espiritual, y nos es preciso colocarlas en el c. 2 de Pablo, 1ª, Corintios, v. 14, que dice: <<El hombre animal no percibe las cosas, que son del espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede entender porque se han de examinar espiritualmente, y 2ª, Corintios, 3, v. 6, el cual, asimismo nos hizo ministros del nuevo pacto, no de la letra, mas del espíritu, porque la letra mata; mas el espíritu vivifica>>.

¿Estáis satisfechos de vuestra obra, desacreditando la casa paterna y al hermano que tanto pretendéis amar, difamándole como lo hacéis con vuestros hechos y creando libros que puedan poneros a Dios por pantalla y encubran vuestros hechos malignos? Pues el que no lo esté siga adelante, hasta quedar satisfecho; para ello vino al destierro; no tema que el Padre lo detenga ni que el castigo sea por una eternidad; tan sólo durará tanto como sea su voluntad de pagar la pena del Talión (=7=); mas, no olvidar que, tantas espinas como hagáis pisar a vuestro prójimo, las habéis de cortar; pero aquellos que ya hayan satisfecho su ambición de orgullo, egoísmo y vanidad, y por su voluntad quieran volver a tomar el camino hacia la casa paterna, empiecen por cumplir esa ley que Cristo señala con tan pocas palabras, que nosotros respondemos del atraso que toda alma pueda tener siempre que en verdad lo siga.

Dios, nuestro Padre, es todo Amor, Paz, Caridad, Bondad, Misericordia, Inmutabilidad y Justicia. ¿Quiénes son, pues, los que temen la muerte y llegar a Él? Los que temen la justicia; no los que cumplen su ley, que sólo desean salir del destierro.

Por los mencionados atributos, no vino, ni pudo venir ni marchar Jesús, llamado el Cristo, y su Madre, de distinta manera que los demás hombres y mujeres, puesto que, cual Él dice, no fue único hijo, sino hermano nuestro. Mateo, 6, v. 6: Padre nuestro, etc. Juan, 20, 17: Voy a mi Padre y vuestro Padre; a mi Dios y vuestro Dios, mal puede creerse otra cosa. Los cuerpos materiales quedaron en la tierra porque en ella se crearon; los que fueron son los fluídicos espirituales que trajeron al venir al destierro, como trajeron y traen todos los demás seres; el marchar con más o menos pureza, lo consiguieron cumpliendo la ley Divina; que nos recomendó como único Evangelio y doctrina para llegar a la Casa Paterna Espiritual.

El dicho de <<único hijo>>, adjudíquese a María por no haber tenido más hijos que a Jesús, pero no a Dios Padre universal.

Esta calumnia de mis hermanos enfermos de la razón, es como las que hallamos en el Padre nuestro y la primera Bienaventuranza. Las palabras de Cristo son: <<Bienaventurados los ricos de espíritu, porque de ellos es el reino de los Cielos>>; con las que respeta el atributo de justicia del Creador. <<Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre, llévanos a tu reino, hágase tu voluntad así en el Cielo como en la Tierra, y perdona nuestras deudas como perdonamos a nuestros deudores>>; nada más dijo. ¿Por qué, pues, se le adjudican: <<Venga tu reino, el pan de cada día dánosle hoy, no nos dejes caer en tentación, y más líbranos de todo mal>>? Por la enfermedad de la razón de mis hermanos malvados. ¿Cómo creer que el reino de Dios venga a ser destierro? ¿Por qué no hay confianza en su bondad? Sí, el hijo malo siembra desconfianza del padre bueno; por eso los malvados hicieron el pedido y se lo atribuyeron al obediente, con lo que demostraron que era ignorante en la justicia; les convino pedir que Dios los libre de todo mal, ni los deje caer en tentación, sin comprender que tienen libre albedrío, y que son creados de materia y dotados con esencia para que, constantemente, estén en lucha; pero respondiendo siempre de los actos buenos y malos que hagan por su propia voluntad. ¿Por qué no han comprendido estas cosas los pastores y grandes sabios bíblicos? Porque no han cumplido la ley, pues en caso de haber cumplido, el mismo Jesús se les hubiera presentado como a nosotros. Juan, 14, v. 21: <<El que tiene mis mandamientos y los guarda, aquél es el que me ama, y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él>>; v. 22, dice Judas: <<Señor, ¿por qué te hayas de manifestar a nosotros y no al mundo? >>; 23: <<El que me ama, mi palabra guardará (=8=), y mi Padre le amará y vendremos a él y haremos con él morada>>; 24: <<El que no me ama no guarda mis palabras, y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió>>. ¿Quieren decir que no son ciertos estos versículos? Nosotros juramos que sí, porque la experiencia nos lo enseña a menudo; como decimos también que, si ciertos no fuesen, no hubiéramos tomado esta defensa por imposible a todo hombre que no adquiere relación con ellos.

Probado ya que el verdadero Evangelio es el cumplimiento de la ley, y que los libros que llamáis sagrados son hechos por los hijos perversos de nuestro Padre Celestial, como se manifiesta en todo el Génesis, empezando desde la falsa creación del mundo Tierra, salida de Adán del Paraíso, etc., etc., y que sólo sirven para encubrir toda luz del alma por los malvados para subyugar a los que quieran ser buenos.

Nosotros valiéndonos de la voluntad de nuestro Padre Espiritual y del hermano, conocido con el nombre de Jesús,

DECLARAMOS:

Que, para poder salir las vitalidades del destierro, deben cumplir la ley de Amor, Paz y Caridad con todos sus semejantes, que Cristo vulgarizó diciendo: <<No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti, pero haz con todos como quisieres que hagan contigo en iguales circunstancias, que en ello amas al Padre que está en los Cielos>> (=9=).

Todo el que cumple la presente ley, se perdona sus pecados y se abre comunicación con los hermanos y Padre Espiritual, usando el pensamiento, como lo verifica con la palabra con el padre y hermanos hombres.

Para tal cumplimiento sólo sirven los hechos propios.

Queda, por lo tanto, excluida toda escritura de los hombres, como toda fórmula con el dictado de religiosa, de cualquier matiz que fuere, del derecho de atribuirse el dictado de deísta; puesto que Dios sólo atiende a las buenas obras, según su ley.

Todos los locales universales son buenos para cumplir y recibir cada uno su merecido.

INSTRUCCIONES

Deben tomarse y darse en locales a propósito, según lo permitan las circunstancias materiales; sencillos y sin objetos que llamen la atención de los concurrentes; que deben permanecer en meditación profunda, más bien estática, preguntando a sus hermanos y Padre Espiritual, si debe o no tomar las instrucciones que les dan para que aprendan a trabajar.

Debe enseñarse las maneras de conocer la Filosofía natural y su desarrollo con el lenguaje espiritual; los atributos Divinos y sobre todo el de justicia, para que por medio de estos conocimientos sepa cada uno quién es, de dónde procede, por qué ha venido al destierro, qué debe practicar para salir de él y a dónde debe marchar.

Esta es la completa obligación del director de almas; para que los Ángeles guardianes se encarguen luego de dirigir con acierto a sus protegidos.

EVANGELISTAS DE TODOS LOS MATICES

Hasta aquí he sido vuestro acusador como defensor del Deísmo y Cristianismo verdad, sin que os hayáis defendido de mis acusaciones, ni atreveros a preguntar eso que tanto os preocupa de ¿Quién será ese acusador atrevido? ¿Con qué potestad habla esas cosas? Y yo os contesto a vuestro pensamiento: Soy aquel que Jesús prometió enviar, y Juan anuncia en el: Cap. 14, v. 25, 26; cap. 15, v. 26, 27 y cap. 16, v. 12, 13 y 14; y aquel niño que en 1861 crecía en la ignorancia y había de reunir todas las religiones en una sola, restableciendo la Divina y Cristiana como única aceptable a nuestro Padre Espiritual.

En cuanto a la potestad, ya queda señalada en los versículos 25 y 26 del cap. 14 de Juan, y si estas satisfacciones no os bastan, deber tenéis de preguntar a nuestro Padre y hermano Jesús, con el lenguaje mental que sabéis usar cuando os conviene.

POR LO TANTO

Prevenimos a todos los deístas de la Tierra, que estamos pasando por el último cataclismo terráqueo, por el cual es indispensable para la regeneración de los humanos en la Tierra, restableciendo la ley Moral Divina como guía de todas las leyes materiales formadas por los hombres; como en otro tiempo sirvió la Mosaica.

La verdadera caridad del hombre, consiste en la espiritual divina; para dar es menester tener, y al Jesuita Blanco le han puesto pan en abundancia en su zurrón, para dar a toda oveja que lo pida, ya pública ya privadamente, y desea cumplir, y como de la discusión sale la luz, nos encontramos dispuestos a sostenerla pública o privada, moralmente, con todos los hermanos que la deseen, convencido de que es el único medio de hacer la verdadera caridad.

Imprenta calle Valencia, núm. 545

Buzón para sugerencias y preguntas: Pulse aquí

Enlace a otros trabajos publicados por:
Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico


Subir al inicio de esta página:
Un cuento para los ciegos y gran foco de luz histórico
para los que tienen vista por El Jesuita Blanco

Notas a pie de página del opúsculo:
Un cuento para los ciegos y Gran foco de luz histórico para los que tienen vista por El Jesuita Blanco

=1=
Apocalipsis, c. 19, v. 11 a 21.

=2=
Es toda la obligación del hombre para con Dios.

=3=
Información incorporada por los editores de esta Web
León XIII, Papa.

=4=
El toque de la conciencia.

=5=
Cristo.

=6=
En esto se encierra todo el deber del hombre para con Dios.

=7=
En esto consiste el atributo de inmutabilidad y de misericordia divina.

=8=
La ley.

=9=
Compréndese que esta ley es espiritual.

Enlace a otros trabajos publicados:

Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico