REFUTACIÓN A LOS LIBROS
Que se llamaron
LA SAGRADA BIBLIA
Con pruebas adquiridas usando
LA FILOSOFÍA Y TEOLOGÍA NATURAL
Por
EL JESUITA BLANCO

Defensor del Deísmo y Cristianismo verdad


BARCELONA
En venta: Borrell, 53, bis y Abaixadors, 10, 3º, 1ª
—20 Cénts.—

Portada: 1ª Edición 1906

Información

DOS LOCOS EN UNO SOLO

Corría el año 1880 cuando tuvimos ocasión de saber que la comunicación entre los hombres de la tierra y los que en ella habitaron anteriormente, podía efectuarse por medio del lenguaje del pensamiento, como con los hombres con la palabra; preguntamos si nos sería posible aprender tal comunicación y se nos contestó afirmativamente, ofreciéndose el mismo sujeto espiritual a ser nuestro instructor en cuanto a lo que quisiéramos saber respecto al alma.

Entonces supimos por qué y para qué habíamos venido a la tierra y tomar la actual envoltura, y se nos dijo también: que otros hombres habían sido llamados para servir de intérpretes entre los hombres y el Regentador de la tierra, puesto que los primeros no le comprendían, para poder hacer la regeneración a que está llamada por su ascenso, la misma tierra, y como los tales llamados habían desfallecido, nos tocaba por turno a nosotros, si era nuestra voluntad aceptar y cumplir los trabajos que se presentaran, que serían grandes y difíciles, pues tendríamos que ser columna de bronce a donde todo el orgullo y egoísmo se estrellaría; fue tan grande la pena que nos causó la ignorancia, tanto material cuanto espiritual de nuestro ser, que contestamos negativamente.

¿Y cómo no hacerlo así comprendiendo que si habíamos aprendido a conocer y hacer letras no sabíamos leer y menos escribir? ¿Cómo combatir con hombres tan sabios como existían en la tierra, tanto filósofos y teólogos cuanto científicos? ¡Imposible! Y el conocimiento de esta misma imposibilidad nos hizo verter un raudal de lágrimas; mas nuestro invisible nos preguntó: ¿es vuestra voluntad aceptarlo? y al contestar que por voluntad lo aceptábamos aunque en ello nos fuere mil vidas, se nos contestó: ¿Juras ser fiel instrumento entre tus hermanos libres y encarnados? y habiendo contestado que sí al juramento, se nos dijo: <<Todo lo demás es obra mía>>. Y en efecto, pronto se nos dieron instrucciones para no equivocarnos en nuestras relaciones, previniéndome que dejara toda lectura de obras filosóficas y espirituales hasta que por él recibiera educación especial cual ningún espiritista había tenido, y después al leer comprendería los errores que se habían cometido; que todo se había dicho y había sido mal comprendida la verdad por demasiado escribir; nosotros sólo debemos descubrir la luz que otros taparon y aclarar lo que otros enturbiaron; para ello debemos escribir poco, y tan vulgar como posible para que sea comprendido todo; que nuestros trabajos habían de ser exclusivos para el alma, puesto los del cuerpo pertenecen al destierro, además de que, si los primeros practicaba con buena voluntad, se me darían los segundos por añadidura.

Cuando hubimos firmado y jurado este trato, empezó la instrucción entre el instructor y el discípulo, cual si los dos fuesen materiales o los dos pertenecientes al aula material; empezando por la procedencia del hombre, la creación de vitalidades, los atributos del ser Creador, cómo los practica, etc.

Llegado a este último punto, se nos permitió hablar a los hombres y decirles que el Creador es visible y comunicativo con los hombres cuando cumplimos su ley.

Oído esto por dos, llamados apóstoles del espiritismo kardeísta, y darnos el título de loco, todo fue una misma cosa; pero habiéndoles manifestado varias razones poderosas y entre ellas la de que Dios no puede ser menos que los hombres, se nos contestó, que Dios es imaginario, y solo cabe en cabezas calenturientas como la tuya, pues de ser otra cosa ya lo hubieran descubierto las ciencias.

Al momento de hacer el estudio correspondiente a aquel día me manifestó el instructor que me preparara a recibir al Maestro que debía llegar a encargarse de mí, puesto que él, siendo el cuarto instructor, no podía enseñarme más en justicia y debía retirarse; y en efecto, pronto se presentó el anunciado, y después de haberlo reconocido me dijo: ¿Estás conforme en cumplir lo que a otros hermanos tienes prometido en beneficio del género humano? Sí. ¿Me lo juras? Sí. No te extrañen estas preguntas materiales; (=1=) ten presente que son grandes los trabajos que he de confiarte y antes de juntarme a tus locuras debo saber si puedo confiarte las mías, puesto que debemos ser dos locos en uno, para que los sabios puedan un día comprender que deben dejar su saber ficticio y beber agua en la fuente de nuestras locuras; para tal fin queda ratificado nuestro contrato anterior y nos daremos a conocer con los nombres de Pastor y Cabaña.

Entonces pregunté: ¿Qué aprecio debo hacer de la Biblia, puesto que no nos satisface? No llenarás cuatro páginas con las verdades que contiene; deséchala y acertarás; mas como quiera que me extrañara tal consejo repitió: Puedes leerla, y yo te ayudaré a comprenderla para que enseñemos verdad; y en efecto, pocos días más tarde, al examinar las ocho bienaventuranzas, empezando por la primera, y cuando ya iba a repasar la segunda, me dice: ¿Por qué es rico y pobre el espíritu? Es rico, contesté, todo el que cumplió la ley, y es pobre porque no la cumplió. Luego si los pobres van al reino de los cielos ¿a dónde irán los ricos? ¿o qué haremos del atributo de justo de nuestro Padre creador? Es una pequeña prueba que te demuestra la gravedad de toda ella a pesar de decirse escritos sagrados; déjala por ahora, que ya la trataremos como se merece; sigamos nuestra propia obra, que conviene tu instrucción para que puedas combatir con ventaja a los enemigos de la verdad y los vencerás con sus propias armas.

En aquellos días se levantó gran polvareda entre científicos de todas clases y espiritistas kardeístas, con motivo de la unión entre sí, y proyectaron matar a la filosofía y al espiritismo natural enseñando la escuela magnética, y pregonando, que los cometas son mundos en formación, y formando un génesis de la tierra más absurdo que el bíblico; la Cabaña les salió al encuentro, manifestando que los cometas no son mundos en formación, y sí seres que recorren el espacio cumpliendo una misión, cual decimos los hombres que cumplen nuestros misioneros entre los hombres; que el mundo tierra, o destierro, se formó con un desprendimiento de otro mundo, que en la actualidad son la imagen uno del otro; los señores científicos callaron a pesar de las excitaciones que la Cabaña les hizo para que hablaran, y que por medio de la discusión se descubriera la luz del alma.

Ya hemos dicho que la Cabaña hablaba por cuenta del pastor y que la primera sólo servía de intermediario entre el segundo y el rebaño humano; dejemos sin explicar por ahora el génesis, que luego lo tomaremos, y pasemos a la formación de mundos visto por el Jesuita Blanco cual lo explica en el número cuatro en su parte, <<Creación de los mundos>>, y dice así:

La Cabaña en su segunda revelación dijo que el mundo tierra había sido formado de un desprendimiento de otro mundo; y dio las explicaciones según las había recibido, para que todos aquellos científicos que tanto se afanaban en hacer creer a las gentes que los cometas eran mundos en formación, procuraran examinar mejor antes de enseñar errores; y algún periódico, que se titulaba espiritista, pretendió revocar el poder de hablar la Cabaña con tanta firmeza, puesto que todos los sabios habían hablado por hipótesis; mas entonces la Cabaña hablaba lo dicho por el Pastor, hoy convertido en Jesuita Blanco, y hablando por su cuenta dice y responde por sí de que en el mes de Junio de 1895, en una de sus excursiones por la casa Paterna (sol central), fue llamado por uno de los oficiales del gran taller para que viera los preparativos para formar un mundo nuevo; y en efecto, se verificó como si propiamente se haría por los hombres materiales para que mejor lo pueda transmitir a éstos.

Cuando hubimos llegado a un lugar donde había algunas montañas de color oscuro (igual al de la atmósfera que circunda a la tierra), cogió un artefacto y dio un tajo en una de ellas, que al momento se separó la parte cortada y empezó a evolucionar con precipitada velocidad en su propio radio, cual si amarrada estuviera con algún objeto. Hecha esta operación nos retiramos cual si propiamente fuésemos dos hombres.

En Octubre del 96 fue llamado, por el mismo oficial, y conducido al sitio de la preparación, donde la hallaron evolucionando del mismo modo que la dejaron; entonces el oficial, haciendo un corto ademán, nos pusimos ambos en movimiento, y el preparado nos siguió hasta cierta distancia que el mismo se extendió cual una sábana; en cuyo momento llegó un desprendimiento de otro mundo que lo extendido recogió y lo envolvió cual un cuerpo humano se envuelve con un sudario, y en el mismo instante tomó una velocidad prodigiosa sin salir del radio mismo que ocupaba.

Entonces el oficial, valiéndose del lenguaje del alma, dijo al Jesuita Blanco: Ya está formado un mundo nuevo; vete y dilo a los desterrados.

Nada diremos del punto donde su encuentra porque allí no hay nombres, y los hombres sin nombres tampoco nos pueden comprender.

Sólo podemos decir que está fuera del centro solar, en pleno espacio; que la causa de tal movimiento salió del Sol, y que obedecía al oficial cual en la tierra el caballo a su amo. Busquen pues los astrónomos con sus artefactos, que puesto que es materia, no es imposible el hallarlo con materiales.

EL MUNDO EROS
De La Vanguardia, de Barcelona, 28 Octubre 1898
NOTAS CIENTÍFICAS
Nuevo planeta

No se trata del descubrimiento de un planeta primario comparable a Urano o a Neptuno, sino simplemente de un pequeño astro perteneciente a la familia de asteroides, que en número superior a 400 se conocen ya entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Por esta misma razón el nuevo descubrimiento no tendría, en general, ningún interés para los lectores, si el planeta objeto de este artículo no ofreciese singularidades muy dignas de ser señaladas.

El nuevo astro fue descubierto el 14 de Agosto último por H. Witt en el observatorio Urania, de Berlín; su brillo era entonces análogo al de una estrella de 11ª magnitud y su posición muy próxima a la de la estrella Beta de Acuario. H. Witt determinó, como es costumbre, la posición del planeta durante varios días consecutivos, de cuyos datos se sirvió H. Berberich para el cálculo provisional de la órbita del nuevo astro. De momento ya sorprendió mucho a los astrónomos el rápido movimiento de que estaba dotado el planeta, hecho que presagiaba algún estado anormal. Y así sucedió en efecto, pues el nuevo planeta resulta hallarse situado entre las órbitas de Marte y la Tierra. Si bien es cierto que buena parte de la órbita del asteroide es exterior a la de Marte, resulta de todos modos, repito, que la situación media del nuevo planeta al Sol es inferior a la de Marte.

Tomando la distancia media de la tierra al Sol como unidad, la del nuevo planeta al astro central debe representarse por 1,46 y la de Marte por 1,52.

Dadas las posiciones y excentricidades de las órbitas de la tierra y del nuevo planeta, resulta que éste pasa a una distancia mínima de nosotros igual a 22 millones de kilómetros.

Si añadimos a lo dicho que Venus, en la época de mínima distancia, pasa de nuestro globo a más de 38 millones de kilómetros deduciremos que el nuevo planeta es, después de la Luna, el astro que se aproxima más a la tierra.

A su mínima distancia, su brillo será aproximadamente como el de una estrella de 6ª magnitud, es decir, perceptible a simple vista.

Para completar estos datos, añadiré que el nuevo planeta recorre su órbita en 645 días, mientras que Marte invierte 687 para recorrer la suya; y que la inclinación de su órbita sobre el plano de la órbita terrestre o elíptica es de 11º, y 7’. En cuanto a sus dimensiones, no es posible decir nada preciso, puesto que el nuevo planeta aparece simplemente como un punto luminoso; no obstante, atendiendo a su brillo, es lícito asegurar que su superficie puede compararse a la de una región como Cataluña, por ejemplo…<<sigue haciendo explicaciones científicas que a nosotros no nos hacen al caso para la presente tarea>>, mas sí diremos que tal mundo ha sido bautizado con el nombre de Eros. Y después de las pruebas expuestas ¿qué juicio podemos formar nosotros del génesis bíblico? Que es falso de toda falsedad, por cuanto la tierra no pudo ser creada de distinta manera que Eros, puesto que las leyes naturales no admiten alteración por nada ni por nadie, y por lo tanto, ratificamos aquí el génesis publicado por la Cabaña en 1885 en su 2ª revelación, que dice así:

CREACIÓN Y POBLACIÓN DEL MUNDO TIERRA

Un desprendimiento del mundo que conocemos con el nombre de Marte fue el origen del mundo en que nos hallamos; en aquella época Marte tenía atmósfera, y al pasar el desprendimiento por ella se incendió, mas cuando llegó al punto que debía ocupar se detuvo; pero girando siempre como en el día lo verifica creó la costra terráquea y el fuego quedó encerrado en su centro. Cuando la costra estuvo bastante preparada salieron de ella los vapores acuosos en fuerza de la acción del fuego interior, y se formó la atmósfera que la circunda. Una acción análoga formó los mares, principio vital del vegetal y animal que pronto poblaron la parte seca.

Cuando estos dos espíritus (el vegetal y el animal) habían tomado su material envoltura y forma, vino el humano, tomando por madre material la tierra, como en los demás mundos lo verifica; el vegetal y el animal habían traído sexo conocido, para en compensación de los sufrimientos, gozar deleites ya que ellos no eran castigados; pero el humano vino castigado, y no trajo sexo conocido para que, prohibiéndole los goces, pudiera con más acierto meditar. De esta manera pobló la tierra el espíritu humano sin que la procreación material existiera; bastaba entonces al humano una sola encarnación, vivían felices, si comparamos aquel modo de ser con el que disfrutamos nosotros. El vegetal y el animal daban para cubrir todas sus necesidades; no conocían lo tuyo ni lo mío, como no conocían tampoco los padecimientos morales ni materiales; no había fronteras porque el mundo entero era su patria; por consiguiente, no conociendo lo tuyo ni lo mío y no habiendo sexo, tampoco le podía dominar el egoísmo como en el día.

En toda la primera época de la tierra se vivió en esta forma, pero no conformándose los espíritus humanos con el castigo que se les había impuesto y recordando que en otros mundos habían disfrutado de los goces sexuales, y viendo que el animal disfrutaba de ellos, tuvieron envidia y pidieron al Padre que les concediera también a ellos poderlos disfrutar; el Padre que por ley de amor, bondad y misericordia concede a sus hijos cuanto le piden, les concedió lo pedido, mas para que los humanos pudieran disfrutar de lo que deseaban, fue preciso que la tierra pasara por un cataclismo total; al efecto, la tierra se incendió y se redujo a cenizas todo.

Hasta aquí la primera época de la tierra que concluyó con el cataclismo único total por que ha pasado, pues aunque luego ha pasado por cuatro más, sólo fueron parciales, con los que, y transcurridos muchos siglos unos de otros, todo el globo ha disfrutado de la parte seca y de los mares.

Comprenda pues, la humanidad, que la tierra ha pasado por cinco cataclismos, uno total de fuego, y cuatro parciales de agua, y está pasando por el sexto para obtener el ascenso que le pertenece por ley natural de progreso.

Ya tenemos creada la tierra con todo lo que el ser humano puede necesitar mientras en ella tenga necesidad de habitar, y colocado el hombre en el paraíso terrenal; mas no un solo Adán y una sola Eva, como nos han hecho creer, pero sí muchos hermafroditas al mismo tiempo. ¿Quién fue la serpiente que les engañó? La envidia que tomaron de los animales porque aquellos gozaban de lo sexual y ellos no. ¿Dónde y cómo se habían creado? En los talleres del gran Arquitecto se habían formado de materia etérea e imponderable y Dios los había dotado con un átomo de su esencia, que lo llamamos también vida. ¿Por qué vinieron al destierro? Porque les dominó el orgullo, el egoísmo y vanidad de tal manera que fue preciso separarlos de nuestro verdadero pueblo y traerlos al destierro, cual nosotros lo verificamos con los que faltan a las leyes materiales, ¿qué castigo trajeron? El de no gozar de lo sexual, por lo que, nosotros conocemos cierto tiempo; mas como no se conformaron se aumentó el castigo, como lo vamos a ver en la segunda época.

SEGUNDA ÉPOCA O LO QUE SE CONOCE POR PECADO ORIGINAL

Manifestado arriba ya la concesión que el Padre había hecho al espíritu humano por los atributos de amor, bondad y misericordia, diremos lo que hizo por el de justicia.

Después de la catástrofe y en fuerza del poder de la materia, volvió a concentrarse el fuego en el centro terráqueo, y pronto la costra estuvo dispuesta para recibir las tres clases de espíritus, como en la primera época; de la misma manera, y siguiendo el mismo orden, tomaron las materias respectivas, mas los humanos que habían pedido los goces sexuales, trajeron, esta vez sexo conocido, no así los que se conformaron, pues vinieron con los dos para no gozar de ninguno.

De este modo se pobló la tierra en las dos épocas que han sido necesarias a la humanidad desterrada para el cumplimiento de su castigo con la pena de Talión. Todos encarnaron sirviéndoles de madre la tierra, dejando de verificarlo así, cuando los varones y las hembras llegaron al tiempo de pubertad y se conocieron; entonces empezó la procreación material que en el día conocemos; ved cómo el hombre estando en el paraíso terrenal comió de la fruta del árbol prohibido, pero no por engaño de Eva ni la serpiente como nos han dicho, sino por haberlo él pedido. ¡A tanto llega el orgullo de los recopiladores bíblicos, que ni en este caso han podido ocultar que son hombres orgullosos, incapaces de hacer justicia! Creemos pues, que lo que se llama pecado de origen, no es en la tierra donde lo adquirió el hombre, puesto que su procedencia es mucho más lejana, y manifestado por el orgullo, egoísmo y vanidad como fruto de la parte material de que fue formado, o llámese el Caín bíblico, único capaz de matar al ignorante Abel, como si dijéramos, el orgullo, el egoísmo y la vanidad de la segunda época mataron la paz y caridad de la primera.

Cuando se hubieron conocido el varón y la hembra, empezó lo tuyo y lo mío, y con ello el malestar de los humanos en la tierra, puesto que empezaron a hacer uso de la fuerza bruta, y con ello dio principio la venganza y la esclavitud que llega hasta nuestros días.

Hubo épocas en que los hombres pobres de fuerzas físicas, se hicieron fuertes de las morales, y unidos entre sí, hicieron frente a los brutales; pero éstos, cuando llegaban tales casos se humillaban, y lo que no conseguían por la fuerza bruta lo consiguieron por y con astucias según los casos; por eso el progreso humano fue con gran retraso, moralmente, en todos los tiempos, esto no obstante vivían todavía medio felices, puesto que los vegetales y animales daban provisión bastante, naturalmente, para el sustento de los cuerpos, pero se aumentó el malestar con la confección del vestido, el cultivo de las plantas y la comodidad en el cocimiento y aderezo de los manjares; entonces entró el cambio que por la fuerza del egoísmo trajo el comercio de las cosas y de las personas, y los hombres se hicieron esclavos unos de otros sin que uno solo pueda decirse libre sin dominio de ningún otro.

Este es el génesis que hallamos en la obra natural de los seres desde la creación de la tierra, hasta que las historias empezaron a prepararse para transmitir al porvenir los sucesos de cada época, como nosotros lo hacemos para derribar maldades fundadas por varios Caínes empeñados en matar a ignorantes Abeles con puñaladas de orgullo, egoísmo y vanidad, creídos de que obrando de esta manera, les privarán de la herencia Paterna, y por lo tanto les ha de tocar a ellos una parte; ya les iremos probando cuán equivocados fueron y van los que formaron historias como la que nos ocupa que sólo sirven para embrutecer al ser de la tierra, en vez de ayudarle a dominar su materialización; comparemos, siquiera a grandes rasgos, el génesis bíblico con el que ya dejamos arriba.

GÉNESIS BÍBLICO
Creación del mundo

CAPÍTULO I — Forma Dios el cielo; la tierra, los astros, las plantas y animales, y especialmente al hombre, al cual sujeta todo lo creado. Ciertamente; todo lo que hay en la creación es hecho para que el humano ser use de ello, en cuanto pueda necesitar, pero tiene prohibido abusar; mas no esperó el gran Arquitecto a crear el destierro y al hombre en él para crear todo cuanto el último pudiera necesitar, puesto que en el centro solar hemos hallado las vitalidades de toda clase y especie, dispuestos a marchar a donde quiera que puedan ser útiles al espíritu humano, y por lo tanto, cuando la envoltura que cubre al mundo en su formación sale de allí, ya lleva en sí los gérmenes que primero deben entrar en desarrollo, para recibir y sostener a los segundos, y éstos a los terceros, etc., etc., según la escala que deben ocupar para cubrir las necesidades del humano ser; mas dígase épocas en vez de días y quedaremos convencidos de la malicia de los autores de la Biblia, puesto que en el capítulo 1º- 27 dice que Dios crió al hombre a su imagen y le crió macho y hembra; y en el capítulo 2º. Vers. 18 nos dice, y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; harele ayuda idónea para él; 22 y de la costilla que Jehová Dios, tomó del hombre, hizo una mujer y se la trajo al hombre; éste, según el 15 vers., ya estaba en el huerto del Edén, para que lo cultivase y lo guardara; luego el hombre creado en el primer capítulo no es el del segundo, puesto que el primero fue creado macho y hembra en uno solo, y el del 2º resulta que primero creó al hombre o sea al macho, y luego creó a la hembra e instituye el matrimonio; pero he aquí que al instituir este matrimonio, Eva engaña a Adán y comen la fruta del árbol que Dios había prohibido, y con ello, se concluye de descubrir la maldad de Caín o Caínes, puesto que no creemos que los autores del génesis bíblico fue un hombre solo. Tomemos pues por el hombre macho y hembra los hermafroditas, transcritos, de la primera época, que como no tienen que trabajar para comer, no hubo necesidad de que fuera al huerto de Edén a cultivarlo, mas tampoco podía comer del árbol prohibido (=2=) porque no tenía con quien; mas, ¿a qué llamaron el huerto de Edén? Téngase en cuenta las varias veces que se repite que el árbol del fruto prohibido está en medio del huerto, que la mujer lo miró y vio que era tan bueno y comió y dio de comer a su marido, y fueron abiertos los ojos de entrambos; pero luego se avergonzaron porque estaban desnudos, resultando de todo ello que de tales engaños y avergonzamientos salieron Caín y Abel, o sea un hombre perverso y un bonachón; mas he aquí, que Caín siendo el primero que nació de mujer mató a su hermano, por lo que no habiendo tenido Adán y Eva más hijos ni hijas, hasta entonces solos quedaban los tres en el mundo. ¿Por qué en el cap. 4º, vers. 14 dice: Caín que marchando por el mundo cualquiera le matará? ¿y de dónde salió la mujer que luego conoció y parió a Henoch? Ya puede ver la humanidad qué verdades le enseña la historia que llama sagrada, y para encubrir mejor la maldad de los bíblicos lo hacen todo dicho y hecho por Dios; mas, ¿por qué no enseñan a la humanidad el medio de hablar con Dios como hablaba entonces? ¿Se creyeron y se creen que por toda una eternidad podrían seguir engañando? Basta ya, ha llegado el tiempo de trocarse los papeles, hasta aquí reinó Caín, mas en adelante está llamado a reinar Abel; más vulgar, hasta aquí reinó el orgullo, egoísmo y vanidad; en adelante será el amor, la paz y la caridad.

Nos dice el cap. 5º que el objeto de estos escritos es saber la genealogía de Adán y de sus descendientes hasta Noé, para llegar al Mesías; pero si en tan poco escrito ya encontramos tanta falsedad ¿qué caso merece que se haga de absurdos como el diluvio que hacéis universal cuando se hallan documentos de veinte mil años anterior a él? El que se merece, y por lo mismo pasamos por alto hasta encontrar al famoso Abraham, que más tarde encontraremos el pacto de Dios con él y lo compararemos con otros pactos.

ABRAHAM

A este famoso Patriarca le ofrece Dios una nación grande; bendecirá en él todas las familias que tuviere y maldecirá a todos los que lo maldijeren; pero había de separarse de su familia y marchar de la tierra con otras varias cosas.

Salió Abraham de su tierra acompañado de su mujer y su cuñado; pero he aquí que tuvo la idea de hacerse rico y pensó en prostituir a su mujer para serlo; con tal objeto pasó a Egipto y como dijeron que eran hermanos y ella hermosa, pronto se enamoró de ella el rey Faraón, que pronto los colmó de riquezas, y como llegara a cogerlos juntos, el mismo Faraón, los despidió con todas sus riquezas y se volvieron a su país, o sea a la tierra de Canaán a donde Dios le renueva la promesa.

Parece lo regular que ya siendo rico hubiera vivido tranquilo y dejado en paz a sus vecinos, mas no fue así, puesto que derribó a algunos reyes que se habían aliado para la guerra.

No teniendo hijos Abraham y muy avanzada edad (=3=) tuvo uno con una esclava (por consejo de su mujer Sara) y que se llamó Ismael.

Nos hallamos en el capítulo 19 del génesis y nos da tedio el pensar que para escribir suciedades tales se invoque el nombre de Dios y sus ángeles y se dé el nombre de sagradas a tales escrituras. ¿Qué dirán hoy de un pueblo sodomita que prefieren los machos a las hembras, como allí sucedió con los ángeles, que como huéspedes llevó Abraham a la casa de Lot su cuñado? Por nuestra parte decimos que tales hombres se echan ellos mismos fuera de la ley natural y más abajo que todo animal y reptil; pero creemos también que los historiadores bíblicos tampoco estaban sus almas menos sucias que los hijos de Sodoma como lo están demostrando sus maneras de historiar; mas como nuestro deber es aclarar lo que otros enturbiaron, proseguimos resumiendo lo más granado de tanta ridiculez.

El capítulo 21 nos dice que, a pesar de tener más de cien años, Abraham tuvo otro hijo con su mujer Sara y que se llamó Isaac, y arrojó de su casa al de la esclava y a su madre sin otro socorro que pan y un odre de agua, y todo por mandato de Dios.

El capítulo 25 nos dice que muerta Sara tomó Abraham otra mujer con la que tuvo seis hijos más ¡a pesar de pasar bastante de los cien años!

Muere Abraham y le sigue su hijo Ismael dejando a Isaac; de éste nace el famoso Jacob y Esaú.

Hemos dicho el famoso, porque a la verdad no se encuentran a diario hombres como él capaces de engañar a un hermano con un plato de lentejas, a su padre con guisado de cabrito, a su suegro con varas descortezadas y a un pueblo entero que asesina traidoramente a los mayores, hace esclavos a los niños y mujeres y les roba cuanto tienen; es verdad que también se dejó engañar por su suegro la primera noche de juntarse con su mujer, puesto él pidió una y le dieron dos, como se dejó engañar por su hijo Rubén, puesto que éste durmió con Bilha, la concubina de su padre, y para cubrir tanta crápula se inventaron los sacrificios, que aunque de distinta manera llegan hasta el día, y sirven para lo que sirvieron, para matar la verdadera moral.

Mas dejemos a los criminales Jacob y sus once hijos y pasemos a encontrar en el éxodo a otro criminal mayor y con más picardía: Moisés.

ÉXODO

Ya tenemos a Jacob con todos sus hijos en Egipto, en donde el rey Faraón ordena a las parteras que maten a todos los hijos que nacieron de tal familia; y no obstante, hubo mujeres con saber bastante para engañar a todo un Rey, hasta el extremo de que uno de aquellos niños que debía haber sido decapitado se criara y educara en el propio palacio del mismo rey engañado.

Criado y educado tal niño en el palacio de Faraón se vio obligado a desaparecer de la casa del rey y sus estados por temor a la justicia, puesto que era asesino.

Muerto Faraón, he aquí que Dios se acuerda del pacto que tenía hecho con Abraham y para cumplirlo llama a un criminal por medio de una zarza ardiendo para que saque de Egipto a los descendientes de Jacob.

Nos dice el capítulo 4º que Dios alentó a Moisés y Aarón revelándoles su nombre y prometiendo a los israelitas la tierra de Canaán.

Pasemos por alto los milagros de las plagas, mas no podemos pasar de donde manda el Señor a Moisés que los israelitas se apoderen de cuanto de valor puedan de las mujeres egipcias, tanto en joyas como alhajas, encargando que el día antes de la salida pidan prestado.

El cap. 14 nos dice que dividió las aguas del mar Rojo con su vara hasta que pasó su ejército; y luego las juntó para que se ahogara el de los faraones que le perseguían.

Si hubiéramos de dar crédito a tanta paparrucha, ¿qué juicio podríamos hacer de nuestro Padre celestial? El que hicimos cuando por primera vez cogimos tales libros y al ver un Dios tan pobre de alma, tan vengativo y tan parcial, no sólo los arrojamos a la distancia que alcanzó nuestra mano, sino que nos propusimos no pensar más en encontrar la verdadera deidad, que nuestra pobre inteligencia buscaba; y sólo la coincidencia de coger los evangelios y hallar la ley pura y limpia nos animó a volver a tomar el que habíamos tirado y examinarlo como se merece; entonces comprendimos que si Moisés no hubiera sabido las horas de flujo y reflujo del mar Rojo, de nada le hubiera servido la vara mágica y hubiera pagado todos los crímenes que llevaba hechos sin llegar luego a ser maldecido por los suyos, porque sólo él sabía donde encontraría agua para mejor hacerlos comprender, que en verdad hablaba con Dios y con cuya creencia le guardaban respeto; y puede tenerse por seguro, que si de antemano no hubiera él conocido el terreno por donde iba, no hubiera él sacado a los israelitas de Egipto.

En el cap. 17 hallamos ya las santidades de Moisés, y el agasajo que hizo a Niel derrotándolo y tomando las tierras que ocupaba.

Capítulo 19. En este capítulo empieza a manifestarse el cinismo de alma de Moisés para con Dios, y el miedo al pueblo que arrastraba; véase como consigue que ninguno traspase el monte para que no se enteren de sus engaños; solos él y Aarón deben saber de donde proceden las leyes y conocer a Dios.

El cap. 20 nos presenta la ley que Moisés promulgó inventada por él mismo y fabricada con el buril como más adelante veremos por más bocinas y voces que a Dios se le adjudiquen. Los capítulos 21, 22 y 23 son nulos o lo es el decálogo; ¿Dónde cabe mayor anomalía que el citado decálogo vers. 13 y 14 comparado con el capítulo 23 desde el vers. 29?

El cap. 24 deja a Moisés en el monte hablando con Dios por espacio de cuarenta días y 40 noches. ¡Y qué de cosazas que se comunicaron! ¡Qué bien prepararon las cosas para coger el oro y plata a aquel pueblo ladrón dirigido por dos famosos capitanes bandoleros como él! ¡Y qué Jehová tan egoísta y vanidoso, que necesita ofrendas, ricos olores y que vistan ropas finas los que se aproximen a la casa que se manda hacer nada menos que de oro y plata! No, aquel Jehová, no era nuestro Padre celestial; Éste no necesita de sus hijos más ofrendas que el cumplimiento de la ley, que los compositores de la Biblia no ignoraban, puesto que se halla estampada en Levíticos 19-18 y 34, y no se olvide, que el decálogo prohíbe adorar a otro Dios que a ese necesitado.

No, el Jehová bíblico no puede ser nuestro Dios, por más que los bíblicos le concedan los atributos que le conceden al suyo, puesto que el nuestro además de aquellos tiene el de inmutabilidad inquebrantable e inofensivo; pero de todos modos, si es cierto que Moisés recibió las tablas de la ley de mano de su Dios en poco tuvo el respeto que debía a tal trabajo y dignidad, puesto que las rompió por solo el hecho de haber Aarón fundido un becerro de oro; creemos más justo que hubiera castigado a Aarón por haber faltado al decálogo siendo el encargado de hacerlo cumplir; mas, si el decálogo dice <<no matarás>> ¿quién es Moisés para mandar a los de Leví que maten a tres mil del pueblo y no a Aarón que fue su jefe? ¿De qué sirvió que Dios dijera <<no matarás>> si Moisés manda matar hasta los elegidos por Dios, cual eran los israelitas que le acompañaban? Este tampoco respetó a los mandatos de Jehová, porque Moisés no indica que el tal Jehová, que habló y tocó la bocina desde el monte, era aquel Josué, inseparable y criado de Moisés, en el que tenía más confianza que en Aarón mismo, como lo demuestra la alternativa que hacen para cuidar del tabernáculo; es el único Dios que Moisés pudo hallar tan dócil y sumiso a sus ambiciosos deseos, y más que todo lo demuestra su gran mutabilidad; además que bien claro se deja comprender, que además de los grandes conocimientos, que como hombre de aquellos tiempos poseía, era gran mágico; tal cual lo demuestran los escritos bíblicos fue un gran político de su época, y hubiera sido gran regenerador si sus ambiciones filosóficas hubieran dominado a su ser como lo dominaron las glorias materiales; pero desgraciadamente, todas las grandes inspiraciones del alma fueron muertas por las ambiciones del cuerpo, como se prueba con el libro que vamos a revisar titulado:

LEVÍTICOS

Desde el capítulo 1º empieza la predilección de los hijos de Aarón para el tabernáculo; ¿por qué no podían ser otros? Porque éstos eran de casa y era menester salvarlos de que fueran muertos por los que defenderían sus intereses cuando Moisés y los demás de su ejército les fueran a robar y contaran con la ración asegurada, bien vestidos, respetados de todos, únicos que podían hablar con Dios, tomar esposas vírgenes y gozar de todas las predilecciones, mientras que todos los demás israelitas debían trabajar y entregar a éstos toda primogenitura; y tanto es el egoísmo que demuestra este libro que horroriza sólo pensar que hasta el día se haya tomado y se pretenda tomar por modelo de moral a hombres que no pudieron salvarse del fuego dentro del tabernáculo por estar borrachos.

La muerte de estos borrachos hizo comprender a Moisés que había sido prolijo en demasía con sus sobrinos y cuñado, y para que no volviera a suceder prohibió que el vino penetrara más en el tabernáculo. ¡Que engañoso fue Jehová que les mandó poner allí para quemarlos! Pícaro Josué ¿por qué no los avisaría que bebían demasiado? ¡Que bien entonarían los ritos y practicarían las ceremonias para pedir perdón a Jehová por los pecados del pueblo y de ellos mismos, y confesarlos ellos luego al macho cabrío para que los llevara al desierto! ¿Si estarían también borrachos cuando recibían las ofrendas y primicias? En caso afirmativo muchas debían perder por su gran número; y decimos grande porque, por cada pecado que alguna persona cometía debía llevar ofrenda para que le fuera perdonado, y éstas se cometían en tan grande número que se pecaba por sólo pensar el hombre en una mujer, en hacerse madre ésta con su propio marido, y para que todo fuera arreglado a necesidades domésticas se admitían ofrendas del tamaño de los pecados, puesto que cabían desde el becerro hasta el palomino y la medida de flor de harina con su aceite, de todo lo cual quedaba prohibido comerlo persona alguna que no fueran las familias de los sacerdotes hijos de Aarón; pero como el pueblo hambriento podía llegar a obligar a los sacerdotes a que les dieran a comer el sobrante, se inventó la consagración de personas y cosas empezando desde Moisés, su familia y la de Aarón, concluyendo con la cosa más ínfima del tabernáculo; todo el que tenía el atrevimiento de tocar una de las cosas sagradas que no fueran los de Moisés, Aarón o Leví quedaba reducido a la mayor degradación.

El capítulo 20 deshace por completo el quinto mandato del decálogo, puesto que impone pena de la vida a todo el que cometiere las faltas que allí señala y a los que trataren salvarlos de la muerte.

¿Pues si Jehová y Moisés que dicen: <<no matarás>> lo imponen por ley, y luego ellos mismos mandan matar e impuesto por ley este nuevo mandato también? ¿a cuál mandato nos hemos de atender? ¿Tiene salida este laberinto para cosas que quieren ajustarse a la verdad? Sí, aunque cubierta con cieno para que pocos la vean; véanse los versículos 18 y 34 del capítulo 19 anterior a éste y podrá convencerse, el que quiera, de que en estos dos versículos está toda la obligación que debe cumplir el hombre en la tierra para poder volver los seres al centro Solar de justicia de donde procede su vitalidad, esto lo han comprendido todos los seres que han venido a la tierra como directores para enseñar la luz del alma; éstos han cumplido mejor o peor según el afecto o desprecio que tomaron a las cosas materiales bajo el libre albedrío que cada cual tiene, y entre los tales debemos contar a los autores bíblicos, llámense éstos Moisés o como mejor se quiera; pero es lo cierto, que habiendo enseñado en principio toda clase de crímenes a aquel pueblo por el afán de hacérselo suyo para que le siguiera ¿cómo podía hacer lo contrario cuando comprendió el error? Imposible; de aquí la creación del decálogo que a los cuarenta días de promulgarlo lo derribó mandando matar a tres mil de su propio pueblo, y si con ello no basta véase el capítulo 24, por qué pequeñeces manda quitar la vida. ¿Y qué diremos del capítulo 27? Que el egoísmo que rebosa nos causa tanto tedio, que no queremos continuar su lectura, y pasaremos a examinar el cuarto libro, o sea de los <<números>>.
Nada encontramos como de extraordinario en el libro de los números que merezca nuestra atención moralmente.

JOSUÉ

Basta con mirar los capítulos 10 y 12 para poder juzgar su santidad y si cumplió o no la ley mandando quitar la vida a treinta reyes entre él y su padre, después de robar y matar a sus pueblos; mas tampoco debe olvidarse que si Jehová les mandaba hacer tales cosas y ellos obedecían, también ellos mandaban a Jehová y les obedecía a ellos, como resulta con Josué, que mandó detener al Sol y se detuvo.

JUECES Y SAMUEL

Encontramos tanto cinismo en este libro, que por sí solo bastaría para ensuciar todos los demás, si algo en ellos se hallare limpio; ¡qué David tan santo y que moralidad la suya y de todos los suyos!

DE LOS REYES

Ya tenemos a Salomón hecho rey dando principio a un reinado con mandar matar a cuantos les vino en gana; tomando por mujer la hija de Faraón para deshacer en un todo lo dicho por Moisés que tanto encarga que no se mezclen los de Israel con las hijas de las demás razas; pero sin duda, recordando que aquél despojó a los egipcios so pretexto de fabricar una casa a Dios, este se propuso lo propio con los de su tiempo, también con el mismo fin, con la construcción del templo de Jerusalén; y no queremos proseguir relatando crímenes, cometidos por los hombres que se dicen consagrados, y mandados cometer por un ser que llaman Dios, porque nos parece también crimen solo relatarlo.

PARTE II
¿Los actuales Evangelios son auténticos?
JUZGUE QUIEN LEA
*************************
UNA ADVERTENCIA

Bajo la imperiosa necesidad de un punto dado a donde apoyar toda discusión, séanos permitido decir los atributos que concedemos al ser Creador Universal, para que dentro de ellos podamos admitir la discusión más amplia a toda persona que los acepte; pues habiendo llegado el tiempo de que la tierra tome el ascenso que por ley de progreso le corresponde, y como sin discusión no hay luz del alma, es preciso que la haya, para que la humanidad pueda saber quién es, de dónde vino, para qué, único medio de quitar de sobre sí las cadenas, que falsos profetas la impusieron, so pretexto de la salvación de las almas, mas con el fin de gozar ellos solos de lo terrenal, como pronto lo vamos a probar.

ATRIBUTOS DIVINOS

Amor, Paz, Caridad, Bondad, Misericordia, Inmutabilidad y Justicia; todos en grado absoluto.

Bajo este centro de apoyo vamos a continuar nuestro examen sobre la veracidad Evangélica.

Manifestada una pequeña parte de los motivos que tenemos para derribar la primera parte de lo que llaman textos Sagrados, como religiosos, pasamos a examinar la segunda, y probaremos que tampoco está escrita con la pureza que el caso exige, desde el momento que entre los mismos Apóstoles no hay conformidad en sus dichos, o al menos en lo que a su nombre hallamos escrito, como sucede con Pablo y Santiago; pues que el primero asegura que basta tener fe para ser salvo, gálatas 3 - 14 y 5 - 6; y el segundo dice textualmente en 2 - 26, como el cuerpo sin espíritu es muerto, así también la fe sin obras es muerta; mas veamos a Mateo como primer Evangelista y a Pablo en sus epístolas, que aunque lo hagamos a vuelo de pájaro sacaremos bastante fruto para conseguir nuestro objeto.

Empezando por el cap. 1º de Mateo vers. 25 ya encontramos quebrantados los atributos de inmutabilidad y justicia con el dicho de, y no la conoció hasta que parió a su hijo primogénito.

Desde que la tierra dejó de ser Madre del género humano, en ella no ha podido encarnar espíritu alguno sin obra de varón y hembra también humanos; si uno solo hubiera encarnado sin la preparación de la materia por la pareja humana, sería el creador parcial, y por lo tanto injusto; luego no sería Dios; ni tendrían obligación de cumplir su ley, los demás desterrados; no, Dios no da tales preferencias por ser justo, y por esa misma justicia no pudo María concebir sin obra de varón; María pasó por lo que pasan todas las demás mujeres, y su hijo por lo que pasaron todos los hombres, sin otras diferencias que las ganadas por sus virtudes en el cumplimiento de la ley de Dios.

M. cap. 3 en vers. 17 dice: <<He aquí una voz de los cielos que decía: éste es mi hijo amado en el cual tengo contentamiento>>, de lo que sacan luego el hijo único de Dios los señores bíblicos.

No es lo suficiente lo dicho por tal voz para creer que Dios no tenga más que un hijo; ¿Acaso no tiene poder bastante dentro de sus atributos para elegir a uno entre todos para desempeñar cargos a su voluntad? No solo los tiene, sino que, lo exige el de justicia, entre aquellos que mejor cumplen su ley; y como Jesús fue uno de los tales elegidos, nada más natural que fuera amado por el Padre; como que el Padre y el hijo fueran un mismo pensamiento, puesto que el hombre que cumple la ley lleva adosado, constantemente, un hilo fluídico a su ser vital por el que el Padre y el hijo se comunican a voluntad; además, si Jesús fue hijo único de Dios ¿quién creó las inteligencias de los demás hombres? ¿de dónde vinieron las de los bíblicos? ¿del ocaso? Pues en él debían haberse quedado antes de enseñar patrañas y absurdos como el que nos ocupa.

M. 5 - 3. Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los Cielos. ¿Por qué tal acusación a Jesús? ¿Cómo es posible que no supiera que el espíritu es pobre hasta que cumple la ley de Dios y que esa misma ley le prohíbe salir del destierro hasta que se haga rico, ni el por qué fue traído a él? ¿Los ricos de espíritu como Él a dónde van? ¿Es así como pretendéis hacer sabio a Cristo, y Dios mismo? Y el atributo de justo de la Divinidad ¿para qué sirve? Mas pronto vamos a ver la mayor de las felonías que se pueden hacer a todo un hijo único de Dios.

M. 6 vers. 8, dice refiriéndose a los gentiles.

<<No os hagáis pues semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes de que se las pidáis>>, y no obstante, en el mismo capítulo nos encontramos con las peticiones siguientes: venga tu reino, danos hoy nuestro pan cotidiano, no nos metas en tentación, y líbranos de mal, peticiones todas para el cuerpo, que el Cristo estuvo lejos de pronunciar, por comprender, a la perfección, el atributo de justo de la Divinidad, y sabía que su misión era la espiritual; tan sólo pidió que perdone como perdonamos, y en tan pocas palabras manifiesta su gran saber filosófico, y descubre la malicia de los fundadores bíblicos y todos cuantos con ella han hecho los negocios del cuerpo, y si esto no es cierto, ¿cómo cumplen los vers. 3 al 7 inclusive si como dicen tienen fe en que toda la Biblia es verdadera su lectura como palabras de Jesús? ¿Por qué no cumplirlo en un todo sin elección cómoda para el cuerpo que Cristo no dijo ni pudo decir y dejan correr los vers. 3 al 7 que son tan interesantes al alma? Porque como pobres de espíritu os agradan tanto las peticiones para el cuerpo como os desagradan las del alma; por eso aceptáis las primeras, con gusto, a costa de hacer de Jesús el hombre Dios y el más ignorante en filosofía; pero os vendió el vers. 8 y el 12 que descubren vuestra malicia del 10-11 y 13.

Si Jesús hubiera dicho <<venga tu reino>> hubiera comprobado que no sabía dónde está tal reino, mas como conocía la imposibilidad de que el reino, donde habita el Sol de justicia venga a que los desterrados tengan los goces que tienen cuando llegan allí, dijo: <<llévanos a tu reino, hágase tu voluntad así en el cielo como en la tierra, y perdónanos como perdonamos>>, no pidió el pan cotidiano, como queda justificado arriba, no pidió que le librara de mal porque sabía y comprendía la creación; tampoco pidió que no fuera tentado porque sabía que tenía su libre albedrío para vencer o dejarse vencer de las tentaciones, y sin batalla no hay ascenso; y sobre todo, sabía que Dios siendo justo e inmutable, nada concede que no sea pedido con el cumplimiento de su ley, la cual vino a implantar en la tierra como consta Mateo 7-12: <<Todas las cosas que quisiereis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con los hombres, que en ello amáis al Padre que está en los cielos>>, dicho que nosotros ratificamos y respondemos del atraso que reciba todo ser que cumpla tal ley como aseguramos, que ningún ser desterrado puede volver a su verdadero pueblo sin ejercer tal cumplimiento, porque la ley natural de progreso y el atributo de justicia lo impiden.

Esta es toda la obra que Jesús vino hacer en la tierra, y su enseñanza y ejecución le costó la vida material, por haber derribado todas las demás leyes, tanto gentílicas cuanto mosaicas pertenecientes a la cuestión espiritual.

M. 18 vers. 18. <<Todo lo que ligaréis en la tierra está ligado en el cielo>>.

Juan 20-23. A quien le remitiereis los pecados le serán remitidos; consecuencia de estos vers. la resurrección del perdón de los pecados creado por Moisés y Aarón y derribado por Jesús; mas pronto hallaremos la causa de tal resurrección; bástenos por ahora manifestar que todos los demás escritores están contestes en que los pecados espirituales no pueden ser perdonados; y el mismo Mateo en 12-31 dice: <<Por tanto os digo: todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, mas el pecado contra el espíritu no será perdonado a los hombres>>.

Marcos 3-28. <<De cierto os digo: que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias, cualesquiera con que blasfemase; mas las blasfemias contra el espíritu no tienen jamás perdón, mas está expuesto a eterno juicio>>.

¿Cómo se comprende que los dichos de los apóstoles se contradigan tan descaradamente y hasta entre sí mismos? Sólo puede comprenderse como nosotros lo comprendemos; que son apócrifos, fundados a gusto de ciertas gentes de conciencias verdes; pero veamos lo que dice Pablo en su primera a los corintios capítulo 11, vers. 23 y siguientes:

<<Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado, que el Señor Jesús la noche que fue entregado tomó el pan, y habiendo dado gracias lo partió y dijo:

<<Tomad, comed, este es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí>>.

<<Tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto en memoria de mí, todas las veces que hubiereis, porque todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga>>.

<<De manera, que cualquiera que comiese este pan y bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor; por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así de aquel pan, y beba de la copa>>.

De los citados vers. han creado los católicos lo que llaman comunión o acto de comer el cuerpo y sangre de Cristo; teniendo gran cuidado de prevenir los pastores a sus ovejas, que antes de recibir tal alimento deben confesar sus pecados, pues de otro modo reciben gran condenación sus almas; vamos por partes, que el caso lo merece, e ir despacio.

Según los protestantes se debe pedir perdón a Dios de las faltas que cada cual haya cometido a alguno de sus semejantes.

Según los católicos romanos, debe toda persona confesar a uno de sus llamados sacerdotes, todas las debilidades que pudo tener para que éste se las perdone; pero ¿cómo es posible tal perdón teniendo Dios el atributo de justo? ¿Es que Cristo no sabía esto? Sí, puesto que Mateo escribe haber dicho: <<perdona nuestras deudas como perdonamos>>, y como arriba justificamos con otros apóstoles, no sólo no son perdonados los pecados contra el espíritu sino que, el pecador, es llamado a juicio; luego los católicos, de todas clases, no son cristianos, y por si nos dicen que vamos equivocados les probaremos, 1º que no han comprendido el tal capítulo, o no les conviene que otros lo comprendan, y por lo tanto, siguen la tradición indigna cual declaran los vers. 24-25 y 27. <<Tomad, comed, este es mi cuerpo, que por vosotros es partido; tomad, bebed, esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; pero el que comiere el pan y bebiere de la copa en nombre de Él, sin cumplir el pacto que los apóstoles habían hecho con Él, lo comían indignamente; y no sólo cometían la falta a la ley que dice "ama a tu prójimo como a ti mismo", sino que la cometería doblemente comiendo y bebiendo en nombre del Señor>>. ¿Cuál es el pacto? el que quedaban obligados a dejar todas las leyes que, como espirituales, existían en la tierra, y seguir y enseñar la ley de Dios; de esto los hizo Ministros, enseñándoles la comprensión de las cosas espirituales, dejando las materiales para los hombres de la tierra. ¿Pueden los católicos negar que por esta causa le quitaron la vida material a Jesús? Atrévanse a ello. ¿Cuándo han tomado, lo que unos y otros llaman comunión? ¿Lo han hecho, y lo hacen después de haber hecho, en todas sus partes, con todos sus semejantes como quisieren que harían con ellos? En caso afirmativo han cumplido buena obra; mas, desde el momento que no lo hayan hecho y lo hagan así cometen doble sacrilegio; y desde el momento que, en religión, llega su intolerancia a robar el libre albedrío cuando el ser no puede defenderlo, ni quieren entrar en discusión, para que luego cada uno elija el camino que más le agrade, queda comprobado, que ningún verdadero católico puede entrar en el reino de los cielos; téngase presente que Cristo no impuso ni mandó que se impusiera fórmula de ninguna clase más que el pacto ya citado.

¿Quién fundó la confesión de pecados?
Moisés.
¿Para qué?
Para los fines: 1º/ Porque su pueblo conspiraba, y no pudiendo averiguar por donde empezaban y por quién las conspiraciones, le costó poco trabajo calumniar una vez más a su Jehová y obligó a que todas las personas fueran confidentes unas de otras, Aarón su tapadera en todo lo que le conviniese; y como quiera que por cada falta que confiaran debían llevar un óbolo también a Aarón tomó más interés en que hubiera muchos confesandos, mas nunca dijo <<yo perdono>>; decía sí, que pediría perdón a su Jehová por ellos, y luego para más hacer entrar en el caso al pueblo se confesaba hasta el mismo Moisés con Aarón, y éste una vez al año, con un macho cabrío, que luego mandaba al desierto para que se divirtiera con los pecados y los vecinos de por allá, pero ya hemos dicho que esto como todo lo establecido por judíos y gentiles, como religiosos, quedó derribado con el nuevo pacto.

¿Quién y por qué fue levantado? Preciso nos es examinar la historia primitiva del cristianismo, aunque a muy cortos rasgos, para darlo a comprender. Ya hemos dicho que toda la religión enseñada por Cristo es la ley o pacto ya explicado arriba; y desafiamos a que se nos pruebe nuestra equivocación por los que nos llaman errados en amplias discusiones, o que de no probarla, dejen de calumniar a la verdad por el solo placer de tapar la luz del alma.

La Iglesia que Cristo formó y los apóstoles continuaron, está explicada en las epístolas de Pablo y en los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis, que los apóstoles siguieron hasta su destrucción.

Con la muerte de los apóstoles concluyó la verdadera religión cristiana, puesto que los adeptos que quedaron se unieron a los gentiles, y adoraron imágenes, porque los druidas no los persiguieran con tanto encarnizamiento; más tarde se formó una sociedad secreta con el nombre de esposa del Señor, llevando por emblema una cruz.

Esta sociedad vivió oculta en los bosques y cavernas hasta que se hizo fuerte en número y encubierta por la masonería recogiendo los esclavos de todos los matices que podían escapar de la crueldad de sus amos.

Unas veces perseguida, otras medio tolerada fue marchando la esposa del Señor hasta el año 324, siendo más o menos fiel al esposo y viviendo con toda la humildad y respeto de aquél, perdiendo muchos la vida, y sobre todo los obispos, diáconos y diaconisas que llevaban vida ejemplar de tales cristianos.

Siendo en este tiempo Constantino emperador romano, y no hallando medio de que los sacerdotes gentílicos dieran descanso a su conciencia, pues había hecho matar a su esposa, a su propio hijo y el destinado a sustituirle en el imperio sobrino suyo, buscó tal descanso en los obispos de la esposa del Señor.

San Silvestre, obispo en aquella fecha, no tuvo reparo en que la esposa del Señor cometiera adulterio y se haría prostituta dejando las leyes y enseñanzas del esposo y tomar las de los judíos y gentiles que aquél había derribado, para que fuera reina absoluta (=4=).

Vedla desde la fecha unida al dragón y adorar sus ídolos que el esposo había derribado.

Ved luego unirse a ellos otra bestia con cuernos de cordero (=5=), que a pesar de su apariencia mansa forma leyes a su antojo, con las que y tomando al esposo por pantalla y llevándole en efigie a todas partes, martiriza, roba y mata, o quema en vida a las gentes, que, según ellos, no adoran o desprecian a las imágenes, ¿será imitando al esposo que aconsejó salir de la población donde no fueran bien recibidos, y que sacudieran hasta el polvo de sus sandalias?

Vedla coronada reina absoluta cargada de armas ofensivas con pretensiones de ser universal; formando ejércitos y enredando naciones para que unas con otras se maten entre sí, y ella, cual ave de rapiña, se aprovecha de los despojos; cuando el esposo reprendió a Pedro porque éste desenvainó la espada para defenderlo a él de las gentes que le molestaban, dejando tal defensa para los ejércitos espirituales, que como él tiene a su lado todo el que cumple la ley señalada por él mismo.

Vedla obligando a los hombres a que le besen los pies, cargada de orgullo, pompa y vanidad, demostrando a los hombres su gran altivez, cuando el esposo le enseñó la humildad y la igualdad ante Dios, lavando los pies de aquellos hombres que habían pactado con él seguir y enseñar a otros para que sigan, según propia voluntad, la salvación del alma, el amor divino: <<haced como queréis que os hagan>>.

Vedla montar en vehículos y animales cargados de joyas y piedras de gran valor; cuando el esposo por todo lujo, montó en una asna y prestada.

Ved como el esposo se esconde en los bosques para orar y aconseja que cuando lo hagamos los demás, sea encerrados en nuestros aposentos para que nadie nos vea; comparad con la que aún pretende ser esposa honrada, y veréis como no sabe hacer oración sin presentar las liviandades de su prostitución; y tanto es así, que no le bastan templos suntuosos para que se vean, que es preciso recorrer las calles públicas enseñando los ídolos de Dios y el Cristo creados por la adúltera.

Ved al esposo enseñando la caridad espiritual, revocando el sexto mandato Mosaico; y la adúltera orgullosa, obliga, a los que puede, a que no cumplan la ley de naturaleza, sin lo cual es imposible la venida de los seres; y tan pronto saben la venida de uno se afanan a robarle el libre albedrío con su bautismo, so pretexto de salvarlo.

Vedla, en fin, gobernadora de cuerpos y almas cuando el esposo dice: <<Dad a Dios y a César lo que a cada uno corresponde>>.

Ahora bien; vean los señores bíblicos de todos los matices, si pueden revocar un solo dato de lo expuesto; y en caso afirmativo suplicamos por caridad espiritual lo manifiesten, para que, por medio de una amplia discusión se aclare la luz del alma tan turbia por mucho tiempo; mas de no hacerlo así, inútil es la pretensión de que una adúltera y prostituta cargada con todos los crímenes espirituales pueda volver a los brazos del esposo, que a pesar de tanta persecución y vilipendio por ella, sigue su honradez primitiva.

Esto no obstante, si los hijos habidos en la prostitución reconocen los errores de la madre, la abandonan y recogen la primitiva pureza que la madre tuvo, podrán ser recibidos por el esposo con todo amor, mas de otro modo ratificamos lo dicho por Jesús a Nicodemo.

Creemos que con lo expuesto basta para dar a comprender que los libros que llaman sagrados los católicos son apócrifos; puesto que la esposa en el tiempo de su honradez usó otros evangelios, a los que hubo necesidad de esconder, para que a todo momento no la avergonzara; mas si la tal Señora tuviere hijos tan dignos de ella, que quieran tomar su defensa, admitimos la polémica públicamente bajo los mismos libros y los atributos que constan en un principio, y prevenimos que de hacerlo sea pronto, porque solo queda tiempo para dar vuelta a la llave, fin de todo adulterio, y ¡Hay de los adúlteros que no se hayan reconocido!

CONSECUENCIAS MORALES Y MATERIALES DEL ADULTERIO RELIGIOSO

En todos los tiempos terrestres hallamos que los hombres fuertes, de materia, se apoderaron de las dos direcciones del humano ser, la del cuerpo y la del alma. Bajo este apoderamiento es imposible el progreso de la humanidad en la tierra, en la parte moral espiritual, por ser dos polos opuestos, la antítesis uno de otro; y por lo tanto, imposible el gobierno de los dos en una misma mano.

Como nosotros debió comprender aquel que dijo: <<dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César>>; lo dijo, lo practicó y aconsejó a otros que lo practicaran; con lo que demostró su saber filosófico, que sin duda comprendieron también los apóstoles y los que en principio formaron la sociedad secreta que bautizaron con el nombre de esposa del Señor, puesto que los últimos nombraron obispos y diaconisas para las prácticas de caridad, y Diáconos para la administración de los bienes materiales.

Hemos dicho que son dos polos opuestos, mas debemos probar el dicho.

Sin embargo de haber manifestado varias veces la creación del espíritu, nos vemos en la necesidad de repetir aquí alguna parte para la aclaración de conceptos de gran interés en el desarrollo de la verdadera moral del alma.

Creado el espíritu de materia en los talleres universales, es egoísmo, orgullo y vanidad; por sí solo no se desarrollan, razón por la que se dice: uno solo nunca riñe; mas cuando se une a él la esencia divina, alma, vitalidad o como quiera llamarse, se desarrolla con todo su ímpetu por quedar ligado al mayor y más grande enemigo; el amor, la paz y la caridad, con quien tiene que luchar hasta ser vencido, por temor a esto último siempre vigila el espíritu la ocasión de coger in fraganti al alma, como se demuestra en muchos casos que personas incapaces de matar a un pollo matan a uno o más hombres, que luego causa tanta admiración, tanto a quien lo ve, como al mismo que lo ejecuta; véase, como comprobante, los hechos morales de todos los que secundaron a Jesús hasta Constantino y compárense con los de los Papas, o sea, los hechos de la adúltera; ved a los primeros exponer su vida por la práctica del amor y caridad hacia sus semejantes, sujetándose al alimento más preciso y económico porque no falte para sus hermanos inferiores en categoría; vedlos marchar al socorro de los mismos sin otras cabalgaduras que sus propios pies, vestidos con el ropaje más sencillo y vulgar, y en los tiempos de peligro porfiarse sobre quien ha de ser el primer obispo, que ha de sufrir el martirio por la causa que defendían.

De hechos tan laudables como los expuestos se halla llena la historia cristiana, hasta que Silvestre la hizo adúltera y la prostituyó por una pobre corona de la tierra y perdiendo otra en el cielo.

Hasta esta fecha se halla servida la historia de la cristiandad por seres que debemos llamarlos Ángeles, puesto que como tales practicaban la ley de Dios; pero de entre ellos salió uno rebelde, y fue bastante fuerte para derribar la obra de todos aquellos que por seguir la ley fueron martirizados y sufrieron muerte cruel; he aquí la obra de un día por un espíritu rebelde a la ley de Dios, y según Roma demonio, (=6=) por más que lo haya santificado.

¿De dónde sacó Silvestre tanta fuerza? Del egoísmo y orgullo que le dominaba; la escasez con que debía vivir le humillaba en demasía, el peligro de ser martirizado le acobardó, y optó por lo material a que Constantino le convidó. ¿De que había servido el martirio y la muerte de tantos seres por no adorar y despreciar los ídolos gentílicos prohibidos según la ley cristiana y por el mismo Evangelio de Juan 4-23 y 24 que dice, que <<debe adorarse al Padre en espíritu y en verdad>>, si el primer concilio que celebró la prostitución obligó a que fueran adorados, y persiguió con todo encarnizamiento a los que, no tan sólo no adoraban, sino que hasta los que hablaban mal de ellos eran castigados y hasta quemados? Horror causa mirar la historia de los pueblos y leer los miles de almas quemadas por solos los delitos de no adorar imágenes, y como prueba de la expuesto véase un concilio de Roma del año 732 que dice: (=7=) <<Se ordena que cualquiera que las quitase, las destruyese, las profanara, o hablara mal de ellas las imágenes con desprecio, sería privado del cuerpo y de la sangre de Jesucristo y separado de la comunidad de la iglesia>>. ¡Qué talento el de aquellos padres y qué rico pastan daban a sus rebaños para llegar hasta Cristo! Mas si la adúltera desde Roma quiso también ser absoluta, veamos cómo se explica Pablo a los corintios y otros varios concilios respecto de la idolatría.

1ª. a los corintios cap. 5 vers. 10. <<No os envolváis con los idólatras>>. Cap. 6 vers. 9: <<Los idólatras no entrarán en el reino de los cielos>>. Cap. 10 vers. 20: <<Los gentiles sacrifican a los demonios>>.

Concilio de Toledo del año 583 en su canon 11 dice que los sacerdotes y los jueces arranquen de raíz cuanta idolatría encuentren o vean en los esclavos, azotándolos y cargándolos de hierro se los entreguen a sus amos.

Otro concilio también de Toledo 588 dice en su canon 16: Que el sacerdote, el juez y los señores procuren destruir la idolatría.

El concilio Iberetano del año 302 dice que en la iglesia no debe haber pinturas, no sea que se pinte en las paredes lo que es indigno de culto y adoración.

En dos concilios del siglo 8 en Constantinopla se prohibieron de nuevo, y en el que se tuvo el 754 compuesto de 338 obispos, en su definición proscribiéndolas decían ellos: <<Dios que envió a los apóstoles para destrucción de los ídolos ha suscitado también ahora a los emperadores a la emulación de los Apóstoles para que ellos nos instruyan y acaben con las invenciones del demonio>>.

Otro concilio en 787 mandado reunir por la regente Irene, mandó restablecer los ídolos conforme al concilio de Nicea, habido y presenciado por el antecristo Constantino.

El emperador Carlo-Magno tiró de nuevo las imágenes, y constan anatematizadas en los libros carolinos.

Mas rara coincidencia. Teodora, ejerciendo la regencia de su hijo Miguel III, las vuelve a levantar dejándolas conforme al concilio de Nicea.

De tal modo viene jugando la adúltera con sus ídolos o imágenes vilipendiando a la humanidad, sirviéndose de ellos para robar, atormentar y quemar, cual consta en las historias, y todo a nombre del esposo honrado hasta la fecha; que trece obispos y cuatro arzobispos en hoja dominical, segundo domingo de Febrero de 1900, dicen:

<<Dios al hacer el universo hubo de crearlo con un fin digno de él, al colocarnos en la cumbre de la creación natural a nosotros, criaturas suyas, a nosotros racionales y libres, no podía criarnos para un fin más alto y más glorioso. Cuando nuestro egoísmo, nuestros intereses, nuestras pasiones nos llevan a servir y adorar ídolos materiales, no solo nos degradamos sino que hacemos una injuria a Dios, arrebatándole el indispensable derecho que tiene sobre cuanto hay en nosotros, pensamientos, palabras, aspiraciones, la vida entera toda le pertenece>>.

Tanto por los concilios citados como por el párrafo presente, queda comprobado que con adorar ídolos o imágenes se comete falta de toda gravedad a la Divinidad; y esto no obstante, en Agosto del mismo año se corona en Begoña (Bilbao) y en San Gervasio (Barcelona) los ídolos destinados a la madre de Cristo. ¿Qué lío es el que traen entre manos la adúltera y sus hijos? ¿Por qué tanto empeño en sostener su prostitución, cuando sus hijos quieren que viva con la honradez del esposo primitivo? Porque a las religiones les sucede como a las mujeres, que cansadas de las bondades del hombre honrado lo abandonan por gozar de otros que no lo son, y cuando aquéllos se cansaron de ellas le es preciso morir de vergüenza porque saben que el esposo vive con la misma honradez y no admitirá sus suciedades; lo propio sucede en la actualidad con las religiones bíblicas, unas dejaron a Cristo, para abrazar a Moisés y a los gentiles, otras a Moisés sólo; todas pretenden ser esposas del Señor, sin querer reconocer el adulterio y prostitución que cometieron cuando de él se divorciaron dejando de cumplir el pacto de <<amarás a tu prójimo como a ti mismo>>. Entre los hijos, son varios los que comprenden la deshonra de la madre y ven su irremisible caída, mas como minoría que son les es imposible conseguir su objeto, y el abandonarla les avergüenza. Esta es la lucha que en la actualidad existe entre los religiosos bíblicos, por querer, los hombres ambiciosos, llevar en una mano las riendas morales y materiales, cuando por su materialismo han demostrado la incapacidad más absoluta, como resulta con San Silvestre al recoger de Moisés el perdón de los pecados y la adoración de los ídolos que tanto se contradice, y si no veamos: Si Silvestre tenía poder real para perdonar los crímenes que había cometido Constantino, no cabe duda que tenía más poder que Dios mismo (=8=). Luego ¿por qué la adoración, súplicas, ni peticiones a los ídolos? Debía haberle bastado una cosa ú otra; mas no fue así, porque tanto se cargó de orgullo él y los que le siguieron, que pretendieron obligar al mundo entero a ser regido moral y materialmente, por toda una prostituta y sus hijos, o quemarlo todo en las hogueras del santo oficio. ¡Qué par de santos! ¡Qué ejemplo pueden tomar los hijos de su madre para llegar al centro de la tierra, ya que con tales consejos sea imposible atravesar la atmósfera que nos circunda, para poder llegar a nuestro pueblo natural, y podemos decirlo con tanta más razón cuanto que, cuanto concilios y cánones que hemos revisado no hemos hallado ninguno en beneficio de la ley natural ni que se apiade del prójimo, pero sí muchos, muchos contra natura, causa sin duda alguna, de los dos que vamos a transcribir.

Concilio 16 de Toledo, año 693 canon 3 contra la abominación del vicio sodómico, deponiendo y desterrando para siempre a los Obispos, Presbíteros, o Diáconos que incurriesen en tal vicio; y a los demás, después de graves penas, se les niegue la comunión aún en la hora de la muerte sino hicieren digna penitencia.

Concilio 8 de Toledo año 653. Sentados ya los padres por su orden concurrió el Rey, y les entregó un pliego en que declaraba la fe católica que creía, y juntamente, que había decretado, antecedentemente, que fuese irrevocable la sentencia dada contra los que maquinasen contra la vida del Rey, o bien de la patria, deseaba templasen el decreto de tal modo, que ni se faltase a la fidelidad del juramento ni dejase de haber alguna puerta para la piedad.

Con solos estos dos cánones queda justificada la conducta de la adúltera y sus hijos, para que sea indigna de pronunciar el nombre del que fue su esposo; pero ¿concluyen aquí sus crímenes? no, no; los hay mucho más grandes; hay la calumnia del perdón de faltas a la ley de Dios, o lo que dicen perdón de pecados, con la que no solo trataron de hacer ignorante al esposo, sino de negar el atributo de Juez justo a Dios.

Hay el robo del libre albedrío que los hijos de la adúltera ejecutan cuando ejercen lo que ellos llaman Bautismo; mas ¿qué hacen los hombres con las mujeres que estando con su verdadero esposo cometen adulterio con otro y otro con los cuales tienen varios hijos y constantemente obliga a éstos a que insulten al esposo y desprecien todos sus actos? Reflexionad y esperad, que pronto serán igualadas, según su clase, la mujer con la religión que se dijo esposa del señor, nombre que cambió por el de Romana para ocultar su vergüenza, sólo habrá la diferencia de que los hijos de ésta serán admitidos en la caridad del esposo, si arrepentidos acuden a él.

Prevenimos pues a todas las sociedades religiosas, que desde el momento que aceptaron el viejo testamento se hicieron adúlteras, y por lo tanto Cristo no las oye; y menos aún las puede oír, por la falta de caridad que usaron y usan con sus hermanos los judíos a quien les han robado sus doctrinas Mosaicas y perseguido como a perros rabiosos.

RESUMEN.- El Jesuita Blanco, invita a la humanidad entera a que le presente una religión que, con menos trabajo y más fácil de comprender, haga a la humanidad más feliz en la tierra y le señale camino más corto y más fácil para llegar a su verdadera patria, para en caso de hallarla aceptarla él también; mas de no ser así invita a seguir la ley y consejo cristiano: Como quieras que los hombres hagan contigo, haz tú con los hombres, que en ello amas al Padre que está en los cielos, esta es la ley y los profetas, verdad que ratifica EL JESUITA BLANCO.

Barcelona, 1906

Abaixadors, 10, 3º, 1ª
Valencia, 556 – SAN MARTÍN

Imprenta Calle de la Paja, 5 - Barcelona

Buzón para sugerencias y preguntas: Pulse aquí

Enlace a otros trabajos publicados por:
Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico


Subir al inicio de esta página:
La Sagrada Biblia: El Jesuita Blanco refuta la sagrada Biblia

Notas a pie de página del opúsculo:
La Sagrada Biblia: El Jesuita Blanco refuta la Sagrada Biblia

=1=
Hablamos por escritura.

=2=
Goces sexuales.

=3=
Cien años.

=4=
La unión del dragón y la bestia apocalíptica.

=5=
La Inquisición.

=6=
¿Quién es el demonio? Es un Ángel rebelde a la ley de Dios, y es nuestro cuerpo con sus pasiones y malas inclinaciones.

=7=
Todavía no existía la Inquisición.

=8=
Dios por el atributo de Justo no perdona ni castiga.

Enlace a otros trabajos publicados:

Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico